Tarjeta de crédito como fondo de emergencia

No es la primera vez que hablamos de la tarjeta de crédito ni de cómo puede ser utilizada. Hoy no vamos a entrar en este tema. Hoy voy a explicar el uso del que nadie habla.

Usarla como un fondo de emergencia.

Soy partidaria de que no utilices un producto financiero que no conoces, por lo que te recomiendo que leas antes la explicación del funcionamiento de las tarjetas de crédito y, si te ha quedado alguna duda, contactes conmigo.

Ahora, ¡al lío!

Para utilizar una tarjeta de crédito como fondo de emergencia, lo primero que debemos saber es en qué posición estamos.

¿Cuál es tu situación financiera?

No todos estamos en la misma situación ahora mismo, así como puedo asegurarte que no necesitamos la misma cantidad de dinero para vivir con relativa calma.

Hay gente que prioriza el ahorro a corto plazo, otros prefieren dejarlo para más adelante y hacer la inversión grande (casa en propiedad) al principio… incluso los que priorizan un viaje al resto de las cosas.

Si con nuestra situación a meses vista es tan diferente… ¿Cómo será la de a cortísimo plazo?

También es muy diferente… y lo he comprobado con comentarios de amigos y conocidos esta cuarentena.

Gente que odia cocinar ahora no hace más que subir fotos de platos hechos en casa, los que sólo suben fotos de fiesta con los amigos o de los viajes que han hecho, la cervecita acompañando al vermut por las mañanas…

Adecuamos nuestros hábitos a nuestro estilo de vida, y a lo que más nos gusta. Y eso… se traduce en el dinero que sale de nuestro bolsillo.

Y una cosa es estimarlo, o imaginarlo… y otra muy distinta es calcularlo. ¿Cómo?

Completando el presupuesto.


.

Riesgos

La vida es traicionera, y muchas veces, cuando empieza la tormenta… no viene sola.

Si no, ¡que nos lo digan ahora!

Por lo que, antes de ver los riesgos de usar la tarjeta de esta forma… Los riesgos a los que nos enfrentamos y que nos pueden obligar a ello, de forma recurrente, son:

La estabilidad del trabajo

Este factor no lo podemos controlar, así que en este aspecto vamos a tener que correr un tupido velo.

Préstamos contratados

Si no sabes las fechas en las que te los cargan, ya va siendo hora de aprenderlas.

Coge papel y boli, y anota fecha e importe del recibo del/de los préstamos que tengas contratados, porque ahora la liquidez se convierte en algo jodidamente indispensable. 

Gastos mensuales

Con las facturas, haz exactamente lo mismo que con los préstamos. Importe y fecha del cargo, ya que lo que queremos en este momento es que el día de antes haya suficiente dinero en cuenta como para que lo carguen, y no:

  • Se devuelva y tengas que pagar gastos de devolución del recibo
  • Te deje la cuenta en números rojos, y tengas que pagar comisión por descubierto
  • Se produzca un impago (más en préstamos que en recibos… los recibos se devuelven), y tengas que pagar comisión e intereses de impago

Respecto al resto de gastos mensuales… utiliza el presupuesto que te has descargado antes para apuntar minuciosamente no lo que estimas, sino lo que gastas de verdad.

Nuestra cabeza

La tarjeta de crédito es un arma de doble filo, porque pagas, pero como no desaparece el dinero de tu cuenta en ese momento…  puedes llegar a pensar que, de aquí a X días, tendrás un dinero que, en realidad, no tienes. Ya te lo has gastado.

¿Hasta qué punto te lo vas a poder permitir?

Cuándo usar la tarjeta de crédito como fondo de emergencia podría tener sentido

Aquí siempre vamos a hablar de fechas, y siempre pensando que es una situación temporal, que no lo vamos a hacer continuamente y sólo vamos a hacerlo cuando sea necesario.

Es tu deber saber qué es lo necesario y lo que no.

Si utilizas la tarjeta indiscriminadamente, puede que empeores tu situación en vez de que te ayude a salir de ella.

Y ahora, te explico el por qué:

  • Normalmente, se cobra a primeros del mes siguiente al trabajado, o el último día hábil del mes (hay excepciones, como siempre… yo he cobrado el día 15 en unas empresas, el 21 en otras…).
  • La tarjeta cierra el recibo a cargar el día 25 de cada mes, y lo carga el día 5 del mes siguiente, ya sea total o parcialmente.

Si acumulas mucho gasto en la tarjeta de crédito y no tienes pago fraccionado, nada más cobrar la nómina puede dejarte la cuenta temblando, y tienes que volver a utilizarla par pasar el mes.

Si tienes pago fraccionado, a parte de pagar intereses, llega un momento en que no puedes seguir utilizando el crédito de la tarjeta. Sólo pagar.

¡Ojo! Ten cuidado, porque muchas veces acaba convirtiéndose en un círculo vicioso: cobro el sueldo el día 2, pero el recibo de la tarjeta me lo cargan el día 5 de cada mes, y vuelvo a quedarme sin dinero en cuenta…

Voy a usar la tarjeta.

Y así hasta el infinito, o hasta que el banco te dice: Mira, ya no podemos seguir así, debes pagarla íntegramente porque la vamos a cancelar.

Y tú piensas, ¡qué malos son los bancos!

Cómo utilizarla a modo de salvavidas… sin ahogarte

Mi idea de utilizar la tarjeta en este sentido es más básica, y se trata de un sistema para agilizar la liquidez en el momento oportuno, y por circunstancias extremas.

Se puede hacer de dos formas:

Úsala como si fuera una cuenta de crédito

Las empresas tienen cuentas de crédito para no morir por temas de liquidez, o para agilizarles el llamado cash-flow. Es lo mismo que decir que:

  • Pagan a 30 días a un proveedor
  • Cobran servicio a 60 días a un cliente

Para que no estén en números rojos durante 30 días, utilizan esta cuenta. Y su funcionamiento es exactamente el mismo que el de una tarjeta de crédito, pero sin que haya un plástico de por medio.

La idea es:

  • Pagas el préstamo el día 28
  • No cobras hasta el día 3, o el 10 si estás en el paro o en situación de ERTE
  • Traspasa el dinero del préstamo el día 27, devuélvelo nada más cobrarlo

De este modo:

  • No tienes intereses de demora en el préstamo
  • Eliminas la opción de quedarte en números rojos en la cuenta
  • Desaparece del futuro recibo de la tarjeta de crédito
  • Sigues haciendo gastos según tu liquidez actual, sin endeudarte más

Úsala como una tarjeta de crédito

Puede que te parezca un proyecto de ingeniería, que es muy complicado con la que está cayendo estar tan metido en las fechas para poder hacerlo correctamente, o que como el pago de los ERTE se van a retrasar… esta solución no te sirve.

En ese caso, hay que utilizarla como una tarjeta de crédito pura y dura:

  • Transferir fondos de la tarjeta a la cuenta por el importe del préstamo (y utilizarla única y exclusivamente con ese fin)
  • Fraccionar el pago de la tarjeta al pago mínimo

No es que me guste que pagues más intereses, dado que el tipo de interés de una tarjeta de crédito es mucho más caro que el del préstamo, pero… Siempre va a ser menos que una comisión por impago, y sus intereses de demora.

La capacidad de hacer traspasos de la tarjeta a la cuenta se acabará cuando lleguemos al límite de la tarjeta, pero puede darte liquidez durante 2-3 meses (dependiendo del importe de tu préstamo y el límite de tu tarjeta, que suele oscilar entre 1200-3000EUR)

En este punto, mi recomendación para pagar los mínimos intereses posibles es básica: ahorra como un jodido descosido para poder pasar dinero tan pronto como te sea posible, aunque sea en pequeñas partes, y eliminar intereses y acabar con ella.

Este colchón puede cubrir

Para intentar no entrar en el círculo vicioso que puede suponer, tenemos que considerarlo únicamente para emergencias, no para pequeños gastos o caprichos.

El estado de emergencia no sólo debe considerarse para el país, si no para nosotros mismos, y en no acabar en el fango. Por eso, algunas de las cosas en que puede utilizarse serían:

Pérdida de trabajo

Las autoridades han avisado que los pagos de ERTE van a retrasarse. Yo entiendo que, ante esa medida muchas empresas han decidido sumarse para no arriesgar, por lo que las autoridades van a comprobar que sean verídicos o por provecho del empresario (pequeño o grande), ya que si tras dicho estudio consideran que no era obligatorio, el que paga es el empresario, y no el Estado.

Por ese mismo motivo, el presidente indicó que bajo el estado de alarma no se aprobaría ningún tipo de despido, ya que era una situación excepcional y transitoria. A parte de que una vez despedido dispones de 15 días para solicitar el paro, y si no te dejan salir a la calle… como que no vas a poder solicitarlo…

Posibles enfermedades (rapidez atención médica en la privada)

Ante el colapso de hospitales y distintos centros, más de uno ha tenido que recurrir a sanidad privada sin tener seguro médico, por lo que esos costes adicionales pueden aplazarse por ser imprevistos.

Si a eso, le sumamos que puede que hayas tenido que coger una baja, y que dependiendo de tu convenio puedes cobrar un 70% o un 50%, dependiendo si el médico la firma como accidente laboral (coronavirus) o enfermedad común… La parte del sueldo que te queda disponible se reduce considerablemente, por lo que hay que priorizar lo que se empieza a pagar.

Reparaciones en el coche

Los imprevistos y accidentes, como pinchar una rueda, vienen cuando menos te lo esperas y en los momentos más inoportunos. 

Gastos de este tipo, donde puede que tengas que cambiar incluso las 4 ruedas del coche, a 100-150EUR/rueda mínimo, puede resultar más que conveniente ser prevenido y, si no hay un fondo de emergencia boyante, recurrir a una tarjeta de crédito que te deje liquidez en cuenta.

Casa – reparaciones

De la misma forma que puedes pinchar con el coche, puede estropearse un electrodoméstico, y eso suele suponer un gasto bastante elevado.

Lo dicho, lo importante ahora mismo es la liquidez, y poder hacer frente a las deudas que cargan mes a mes, de forma obligatoria.

Salud mental (no estresarse)

El efecto carencia con el dinero suele ser mucho más pronunciado que con cualquier otro. Por ese motivo, el hecho de poder decir: “Tengo dinero disponible en el bolsillo” da cierto desasosiego.

Según en qué posición estés, y lo que consideres más importante en este momento, hay que tomar unas decisiones u otras. Piensa con frialdad, aunque parezca difícil ahora mismo. Sin embargo, todo tiene solución. Si no la encuentras, no dudes en contactar conmigo.

Estoy aquí para ti.

Te espero en los comentarios

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.