Los peligros de las redes sociales vs. la fiebre detox

Es un hecho que estamos en un mundo globalizado.

Bien por un viaje de amigos, de trabajo, o con tu pareja… Vas encontrando gente por tu camino que puede vivir en cualquier lado.

Por eso, y para poder seguir manteniendo el contacto pero sin cartas de por medio… están las redes sociales.

Red social

Se define Red Social como un espacio donde interactúa gente con algo en común:

  • Amistad
  • Familia
  • Interés por un tema y se han conocido por eso
  • Trabajo

Esa… socialización se ha ido convirtiendo en una búsqueda de más amigos, más likes, más seguidores… más, más y más.

De hecho, una de mis mejores amigas me preguntó el otro día que por qué no daba likes a sus fotos. Y yo, que sólo me meto mientras desayuno y en la hora del café… (o bueno, si estoy aburrida también miro los canales de recetas, para qué nos vamos a engañar jajajajjaa), le contesté que casi no la usaba.

La tía me cogió el móvil, se metió directamente en su perfil… y le dio al corazoncito a todas y cada una de sus fotos.

Peligros de las Redes Sociales

Es preocupante.

¿Has parado a pensar en cuántas redes sociales estás dado de alta

Tiempo

¿Y cuántas horas pasas en ellas? Hace tiempo leí que podías mirarlo dentro del perfil de Instagram, pero por mucho que he estado toqueteando… no lo he encontrado.

Si alguien lo sabe, ¡¡que me diga cómo!!

Algunas amigas mías, sobre todo opositoras, se han quitado todos los perfiles de las redes sociales mientras estaban preparándose la oposición. Pasaban demasiadas horas metidas ahí, horas que no aprovechaban estudiando.

Se han dado cuenta que pueden vivir perfectamente sin ellas, y cuando quieren alparcear (o alcahuetear, que el alparceo es aragonés) preguntan para que investiguen por ellas.

De hecho, una un día se metió al perfil de una amiga, y 20 minutos después dijo: “Madre de dios, ¡si me podría pasar horas así otra vez! Menos mal que me las he quitado

Inclusión

Necesitar que te incluyan, sentirte aceptado.

Hoy en día, cuando ves un móvil aparecer en un bar… Te acercas al grupo por inercia, sólo por si van a hacer una foto. Quieres salir.

Además, tienen que saberse tu nombre, porque eso es que te hacen seguimiento, que te conocen… y te etiquetan.

En cuantas más fotos apareces, sin haberlas subido tú… más incluido estás en el grupo, en sus pensamientos.

Si las fotos las subes tú, empiezas a conectarte una y otra vez para comprobar las actualizaciones.

¿Quién le habrá dado a me gusta?

¿Cuántos tienes ya?

¿Por qué X personas todavía no lo han marcado?

Autoestima

Tendemos a compararnos para sacarnos defectos. Somos así de masoquistas.

Mientras que antes podías hacerlo con la televisión y las revistas, ahora lo puedes hacer continuamente, minuto a minuto, por Internet.

Modelos con depresión autodestructiva, influencers agobiadas por no perder likes, que se vayan con otros… Si es capaz de minar la moral de “las estrellas”, imagina en las comparativas entre adolescentes y jóvenes.

Igualmente, si lo único que ven son personas perfectas sin asociar que las fotos sólo enseñan lo que quieren enseñar y como quieran enseñarlo… Empiezan a destruir su propia autoestima sin saberlo.

Recuerda: no importa lo que la gente quiera que seas, lo importante es como quieres ser tú

Bleach

Retos

La fiebre con los retos. Ya han denunciado las fotografías peligrosas, donde la gente se colgaba de precipicios y ponía en peligro su vida sin ton ni son, sólo por sacar la foto perfecta.

Hay retos… y retos. Por ejemplo, el que hubo imitando a maniquís era hasta divertido. Sin embargo, hay otros más peligrosos, en el que ponen un folio en vertical sobre tu tripa, para ver que la tapa completamente.

¿En serio hay que hacer eso?

Vendehumos

Al pasar tantas horas en las redes sociales, o incluso Youtube, empiezan a meter publicidad de primera mano.

Si en las páginas web te van analizando por las cookies, aquí ni son necesarias. Guardas búsquedas, sigues palabras específicas (que ellos llaman palabras clave)… y las empresas pagan por publicidad si sigues exclusivamente eso.

Un vendehumos es el que se aprovecha de esa situación vendiéndote el oro y el moro sin tener ni idea de lo que hace. Por lo que pueden estar timándote con esta publicidad.

Igualmente, puede afectar a tu bolsillo porque comprarás más. Ver el mismo anuncio día sí, día también, hora sí, hora también… Acaba picando el gusanillo.

Perderse en Internet

La necesidad de aceptación dentro de esta nueva corriente tiene un problema. Dejas de tener contacto con el mundo humano.

De hecho, el otro día me saltó a mí un anuncio de un juego que han inventado unos europeos para que no pases tanto tiempo con el teléfono y conozcas a los de tu alrededor. Resulta irónico cuando estaba con el móvil mirando instagram.


¿Cuántas veces te has despistado en una conversación por estar con el móvil? ¿Te molesta que lo hagan los demás?

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Ana Chacorrén. // Finalidad: Saber tu opinión. // Legitimación: Consentimiento para entablar conversación. // Destinatarios: Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm) // Derechos: Acceder, rectificar y suprimir tus datos personales. // Información Adicional: Puede consultar la información detallada en Aviso Legal .


Tu propio detox

El otro día le estaba haciendo la puñeta a un compañero de trabajo. Tiene 43 años y dos hijos, una en la adolescencia, y el otro al que le faltan un par de años para entrar.

Cuando bajamos a comer, se calienta la comida y empieza a mirar el Facebook sin parar. Le empecé: “Manda huevos, que seguro que a tus hijos los regañas si hacen eso en la mesa, y mira tú qué ejemplo… Voy a hacerte una foto y se la mandaré a la chica

Se revolvió, pero es que es verdad.

Yo a mi sobrina no le dejo usar ni ordenador ni tablet, y sabe que una vez al mes puede hacerse fotos en Snapchat hasta fundir la batería del móvil. Pero sólo una vez en mucho tiempo (lo de día, semana, mes… aún no lo controla demasiado – de hecho tenemos una pegatina en el día que elige del calendario y va mirando lo que falta por tachar)

Limita

Muchos hablan que restringir implica renunciar. Sin embargo, si no restringes tu actividad en redes sociales, estás renunciando a una parte muy grande de tu vida.

¿Qué prefieres? ¿El mundo real… o seguir a los demás?

Elige

Ni hay que hacerlo de golpe, ni hay que hacerlo de una sola atacada.

Igual que hay redes sociales que nos gustan más por el tipo de contenidos, hay otras de las que podemos prescindir. Empieza con las últimas. Cuando puedas ver que es más fácil de lo que piensas, será hora de dar el siguiente paso.

Cambia de plan

Yo a este respecto tengo mucha suerte. Por un lado, no soy muy partidaria de publicar extensamente mi vida privada o que todos sepan paso a paso todo lo que hago.

De hecho, que gente se entere que estoy de vacaciones por subir una foto, y no porque tengamos relación… no me gusta ni un pelo. Los que se interesan por mí saben cuándo me voy y me piden rabiosamente fotos envidiosas por privado, o que se las enseñe a la vuelta cuando quedemos.

Por otro lado… Enrique es un anti redes sociales. Así que cuando pasamos tiempo juntos… casi nunca tocamos el móvil. 

Como este es un caso raro, usa un bloqueo de tiempo para estar sin móvil. En ese rato, disfruta de tu pareja, amigos, familia… o simplemente un paseo por la calle o para el perro.

No veas cómo me consternan los que veo a las siete y media de la mañana paseando al perro y, más que atentos al animal, están con el telefonito.

¿Se te ocurre alguna más? ¿Qué haces tú para limitar la fiebre de las redes sociales?

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.