Qué debes saber antes de hacer la declaración de la renta

Parte 1 del mini-curso intensivo

Antes de empezar, debo decir que iba a hacer este artículo en uno solo, a modo de un curso intensivo… pero cuando he visto que llevaba más de 8 páginas (unas 4000 palabras), y no había llegado ni a la mitad… He decidido cortarlo, al menos, en dos.

Personalmente, no quiero ni aburrirte, abrumarte y, mucho menos, que prefieras desinformarte en este tema. Porque es uno bastante importante.

¿Que por qué?

Porque estamos a menos de una semana vista de empezar el periodo de la declaración de la renta. Una semana para que, como contribuyentes, informemos al Estado de nuestra situación y:

  • Ayudemos
  • Nos ayude

Aquí, no todos tenemos que presentar la declaración, y no todos vamos a presentar los mismos datos… porque no todos estamos en la misma situación. De hecho, la gran mayoría de los que, por salario no tienen que presentarla, ni siquiera se lo plantean

Mucha gente no se preocupa de esta época del año, algunos ni siquiera lo saben… y otros, sin embargo, llegan hasta a temer este periodo, bien porque no saben cómo hacerlo, ni qué tienen que incluir… o, porque saben que les va a tocar ingresar una cantidad no muy agradable.

¿Es tu caso? ¿Piensas el típico…?

¡Y que me toque pagar!

Con lo que pago ya todos los meses… ¿y ahora más?

ingresar o devolver en el irpf
¿Ingresar o devolver?

¿Te has planteado alguna vez el beneficio de simularla… aunque no la presentes?

Información es poder

Desde que prácticamente empecé a trabajar, he tenido que hacer no solo mi declaración, si no la de otras personas. Primero, en el banco. Luego, para conocidos, familiares, amigos, etc…

No es lo mismo hacer la declaración de un completo desconocido, del que no sabes nada, a la de un conocido, que sabes su situación y vas a poder hacerle preguntas más concretas.

Cuando haces la declaración de cientos de personas, día tras día, hora tras hora… vas a machete. Cuelgas los datos que te proporcionan las entidades y, si aporta alguno adicional dicha persona y no están, los subes… y aceptar, aceptar, aceptar hasta el final.

Sin embargo, si conoces a esa persona, le preguntas:

  • ¿Esto lo tienes?
  • Oye, pero tu hijo, ¿cuántos años tiene?
  • ¿No te dieron una subvención cuando cambiaste las ventanas?
  • ¿Solicitaste la ayuda al alquiler?

Por ese motivo, aunque vayas a que te lo haga un gestor, o a Hacienda… lo más importante es que sepas qué datos pueden llegar a necesitar. Principalmente, porque aunque no sepas dónde poner cada dato, puedes mostrar esa información para que otra persona pueda ponerlos.

Nadie hemos nacido aprendido para saber dónde poner la información.

A todos nos han enseñado.

Si tienes alguna singularidad en tu declaración, lo más aconsejable es que lo haga un experto, pero como está en la página web, siempre puedes simularla antes y hacerte una idea. ¡Eso sí! Si vas a ir a un experto… ¡No des ni una sola vez a confirmar el borrador! 🙂

¿Qué es, exactamente, la declaración de la renta… o el IRPF?

En rasgos generales, es un informe que tú presentas sobre tu situación financiera y patrimonial anual, o lo que es lo mismo, tu estatus.

Concentra tus ingresos, ahorros, inversiones… incluso cierto tipo de gastos.

Y no me refiero a las facturas de la luz. Me refiero a si tienes hijos a tu cargo, o cuidados de familiares por incapacidad.

También puede tener en cuenta los recibos de colegiado, en caso de estar obligado a colegiarte por el tipo de actividad que realices, o si estás dado de alta en algún sindicato… Incluso si usas un coche de empresa, un coche propio, o una vivienda a tu nombre…

Debes incluirlo todo, para que puedan comprobarse que todos tus datos están bien metidos en su sistema y que coinciden. Por que si:

  • Son correctos, todo en orden.
  • Hay algo que descuadra… seguramente acabes con la afamada carta negra (o paralela), pidiéndote explicaciones.

Pero, ¿por qué quieren que dé mis datos?

Somos contribuyentes, es decir, por pertenecer a un país con economía del bienestar, debemos contribuir para que siga existiendo.

En caso de no hacerlo, acabarían desapareciendo los servicios públicos: educación, sanidad, etc… Debemos empezar a pensar que, el Estado, paga lo que nadie más quiere pagar. ¿O pagarías tú porque pusieran una farola en tu calle?

Además, en función de lo que tú presentas (que no implica que tengas obligación, o que debas ingresar a las arcas públicas), el Estado puede hacerse una idea de:

  • La gente que trabaja
  • Quién no trabaja (o “no trabaja”, ya que siempre hay economía sumergida o que no se enseña por ningún lado)
  • Qué tiene la gente
  • Lo que el Estado debe dar a la gente, o da a la gente… para hacer sus presupuestos

Y ¿es obligatorio presentarla?

No.

De hecho, hay muchos casos en los que no es necesario presentar la declaración de la renta.

Desde mi punto de vista, aunque no se presente, siempre es necesario simularla.

Hace dos años, por ejemplo, yo me enfadé bastante porque quitaran la opción de descargarse el programa padre. A mí me gustaba hacer la simulación desde ahí, porque podía guardar en mi equipo los archivos sin temor a equivocarme y presentar algo que no debía.

A efectos prácticos, da lo mismo… porque hasta que no la subes al portal vas guardando datos hasta obtener el definitivo. Pero el hecho de poder hacerlo sin necesidad de conexión a internet, por si pincho en el botón que no debo, me daba seguridad de saber que, si me equivocaba, no estaba presentándola.

Y es que a veces las tecnologías y yo no nos llevamos nada bien… 🙂

Si no estoy obligado, ¿por qué debo simular mi IRPF?

Hablando mal y pronto, la respuesta es sencilla: cuanto más “necesitado” te vea el Estado, más papeletas tienes de poder pedir y que te lo concedan.

Los que están obligados a presentarla es porque, si hay cualquier descuido, van a tener que ingresar en las arcas del Estado.

Sin embargo, todo aquel que no está obligado, puede simularla por si suena la flauta… y puede recibir algo a cambio. Yo, personalmente, lo haría.

De hecho, lo he hecho. Y si me ha salido a ingresar y he visto en rojo en la parte de arriba: “No obligado a declarar” me he puesto más contenta que unas castañuelas.

Sin embargo, si no la haces, no sabes si:

  • Estás obligado a declarar
  • Te han estado reteniendo de más en el trabajo
  • Cumples los requisitos para poder solicitar ayudas y subvenciones
  • Tienen que devolverte una parte de los impuestos que has abonado
  • Etc…

Por ejemplo, el año pasado me pidió una amiga que le hiciera su declaración de la renta. Se le había echado el tiempo encima y, para más INRI, su banco de toda la vida le había dicho que ese año ya no las iban a hacer desde allí.

Vamos, que se tenía que buscar la vida.

Y pedir cita previa para que la hicieran en Hacienda era algo imposible en ese momento… porque le quedaban 3 días para presentarla.

Además, estaba obligada a presentarla por recibir la ayuda al alquiler, y no sabía ni por dónde empezar. Lo jodido fue cuando le pregunté que desde cuándo llevaba de alquiler.

Por ley, si llevas de alquiler en el mismo piso desde antes de 2015 (me da igual que sea Diciembre de 2014 como Julio o Enero), puedes deducirte un porcentaje de lo que pagas cada año. Eso sí, si te has cambiado de piso en 2015 (incluido) en adelante, como hice yo, pierdes ese derecho (¡Vamos!).

En el caso de mi amiga, hablo de 2018: ella lleva trabajando y de alquiler desde 2013 en el mismo piso.

Hasta el año pasado, jamás se había deducido nada del alquiler. Porque no lo sabía, y no se lo habían preguntado jamás.

O, como me pasó a mí, que yo el primer año que trabajé estaba obligada a hacer la declaración porque era autónomo, y el gestor de mis padres me puso en su IRPF porque yo seguía teniendo menos de 25 años. ¿A que no sabéis quién tuvo que dar explicaciones?

El gestor no, eso ya te lo adelanto.

El que conoce su situación mejor que nadie es uno mismo. Debes saber cómo aprovecharla.

Yo no culpo ni al gestor de mis padres ni al que le hacía la declaración a mi amiga, aunque muchas luces no creo que tengan ninguno de los dos…

La culpa no es de quien lo ejecuta, es del que lo consiente. Porque los otros van a machete, como decía al principio… Su modus operandi siempre es el mismo:

  1. Carga los datos en la web
  2. Pregunta si son correctos, o da por sentado que lo son – te lee los datos que le salen en la pantalla
  3. Si falta algo, debes decírselo tú. Si no te conoce, no sabe, no es Rapel para adivinar la vida de cada uno.
  4. En caso de salir a ingresar, si es un buen gestor te preguntará si quieres uno o dos pagos o directamente lo fraccionará. Al contrario de si sale a devolver, que directamente lo cargará con tu número de cuenta para que lo abonen.
  5. Y pasará a la siguiente declaración

¿Qué datos debes indicar tú?

  • Lo que descuadre
  • Aquello que haya cambiado de un año para otro
  • Cualquier falta de información

Por ejemplo, en el caso de mi amiga, el año pasado no aparecían los datos de la ayuda al alquiler. Eso implicó buscar los papeles, que no tenía preparados, como no salía el importe completo meternos en el banco para ver cuándo lo había cobrado y el importe… buscar la casilla y rellenarlo.

¿Por qué no aparecían?

Porque no había puesto, nunca, el piso en el que estaba de alquiler. Tuvimos que buscar el contrato, localizar el registro del catastro… Es decir, perdimos cerca de una hora sólo localizando información.

Eso, un gestor no lo va a hacer. Porque no tiene tiempo para eso.

Si no le llevas los papeles, él entiende que no existen, y no los incluye. Por lo que, si vas a pedirle a alguien que te haga la declaración, lleva toda la información contigo, para que al menos la pueda buscar.

Y si hace falta que vayas dos veces, una para preguntar, la otra para llevar todos los datos… Hazlo.

Entendido, Ana. ¿Qué es entonces lo que debo saber de mi declaración de la renta?

Si volviéramos al inicio de este artículo, explicaba que es un informe global de:

  • Ingresos por trabajar
  • Gastos por tener cosas (como una casa)
  • Ingresos por tener dinero (depósitos a plazo fijo, intereses de cuentas de ahorro, planes de pensiones, acciones, fondos de inversión, etc…)
  • Gastos por gastar nuestro dinero (colegiados por actividad laboral, sindicatos, donaciones a la caridad…)
  • Gastos por formar una familia, o tener personas a tu cargo
  • Etc…

Es un resumen financiero-patrimonial que determina si:

  • Has ido pagando de más el año anterior
  • Debes aportar ahora lo que todavía no has ingresado por lo que tienes
  • Tienes mucho o poco

Y, para hacerla bien y poderla gestionar óptimamente, tenemos que saber jugar lo primero, con el tiempo.

Fechas importantes para el IRPF

Para que no digan que el que avisa no es traidor… la AEAT publica, a primeros de cada año, los calendarios relativos al año en curso.

Generalmente, suelen ser idénticos todos los años, pero por si hay pequeñas modificaciones en fechas por festivos, nos permite conocerlas desde inicio.

El problema al que nos enfrentamos cuando hacemos la búsqueda es que sale una parrafada enorme con números y letras, correspondiente a pequeñas explicaciones fiscales para ayudarte, pero que, si no tenemos demasiada idea…

En vez de ayudar, confunde.

Sin embargo, si pinchas en el dibujo del dedo, la cosa cambia 🙂

Es más, en esta segunda opción, puedes descargarlo, imprimirlo, y dependiendo de lo que tengas que presentar, marcarte las fechas.

Ahora, que se acerca la declaración de la Renta y Patrimonio, las fechas que nos interesan son:

calendario irpf
Coge tu agenda y ¡empieza a marcar el calendario!

Viernes 15 de Marzo 2019

Esta ya ha empezado, pero es la menos importante 😛

Fecha en que puede empezar a consultarse tus datos fiscales y el número de referencia para cuando empiece el periodo de presentación.

Te da una idea de lo que, por el momento, tiene Hacienda sobre ti.

Y recuerda, eso no implica que lo tenga todo… ¡Hay que comprobarlo!

Martes 2 de Abril 2019

Empieza el periodo de presentación.

Este detalle implica que: puedes descargarte el borrador, revisarlo, actualizarlo (si procede) y presentarlo (si procede)

No es obligatorio hacerlo el primer día de clase, pero dependiendo de si va a tocar ingresar o devolver… Si es devolver, ¡cuanto antes mejor!

Miércoles 26 de Junio 2019

Último día para presentar la declaración de la renta si:

  • Sale a ingresar
  • Quieres pagar en 2 plazos, domiciliando el segundo pago

Antes permitían registrarlo hasta el último día, y el primer pago lo cargaban en el acto. Sin embargo, desde hace unos años, han limitado el plazo

Aunque no lo sé seguro, imagino que es porque había rezagados a los que se les pasaba la hora y no lo podían presentar e incurrían en demoras… así, por lo menos pueden aprovechar hasta el último día hábil para presentar la declaración, aunque se penalice con un pago en vez de dos…

Lunes 1 de Julio 2019

Aunque normalmente, la declaración finaliza el día 30 de Junio, como este año cae en domingo y es festivo, la posponen al siguiente día hábil.

Ojo, no implica que sea hasta el día 01/07/2019 a las 23:59, acaba a las 15:00 (o hasta ahora lo habían hecho así, pero yo, personalmente, ¡no me la jugaría!)

Ese mismo día, si te ha salido a ingresar y has decidido fraccionar, es el día en que te harán el primer cargo, por el 70% del importe total.

Viernes 30 de Agosto 2019

Todos somos humanos, y todos cometemos errores. Por ese motivo, la AEAT da un margen de 2 meses adicionales para corregir tu declaración si te das cuenta de algún error.

Esta fecha, que no suele usar mucha gente, es muy importante. Porque:

  • Si ha salido a devolver y no te ingresan el dinero en tu cuenta, seguramente es que han detectado un error y quieren ver si lo corriges tú, antes de que te envíen la carta negra (o paralela)
  • Si ha salido a ingresar, aunque te hayan cargado una parte, puedes corregirla y presentarla corregida. Analizarán las dos y te mandarán la resolución por carta. Si tienes que pagar menos, lo descontarán de la parte pendiente. Si tienes que pagar más, no te cargarán penalizaciones por haberla hecho mal

Martes 5 de Noviembre 2019

Segundo pago de la declaración de la renta con pago fraccionado y domiciliado en cuenta bancaria.

Márcalo en tu agenda, por si vas justo de dinero, asegurarte que haya fondos suficientes para liquidarlo.

¿Cómo funciona su devolución?

No te inquietes si tardan en devolver.

Hacienda, al igual que la mayoría de las entidades públicas, tiene permitido un pago sin intereses de demora de 180 días. O, lo que es lo mismo, 6 meses.

Conforme va ingresando dinero de otros contribuyentes, va pagando a aquellos que tiene que devolver, por lo que presentarla primero hará que estés de los primeros de la lista en la remesa.

Sin embargo, independientemente de cuándo la presentes, el IRPF acredita a Hacienda a abonar hasta el día 31/12/2019 sin intereses de demora y, si no ha abonado una vez vencido ese plazo, lo abonará después con unos intereses (mínimos).

Si ves que se retrasan en tu abono, pueden ser dos cosas:

  • Hay otros por delante de ti
  • Han detectado un error

Podrías consultar el estado de tu declaración y modificarla hasta el 01/07 sin penalizaciones. Hasta el 30/08 sin penalización tampoco. A partir del 01/09, pueden aplicar penalizaciones y puede que incluso intereses, según el recurso utilizado, importe etc…

Formas de presentar la declaración de la renta

Hasta hace un par de años, permitían presentarla a través del programa Padre, o bien a través de la página web.

Ahora, únicamente permiten la presentación telemática.

Sin embargo, hay distintos recursos:

Banco

Los gestores comerciales (la gente que está sentada en mesa) tramitan la declaración de la renta.

Eso sí, sólo se puede hacer en la oficina donde tienes la cuenta corriente abierta y nómina domiciliada. Si no, te pondrán trabas.

Gestor o gestoría

La subcontratación de un servicio puro y duro

Hacienda

Si accedes a la página de la AEATtienes una opción para que te llamen y se concierte una cita previa.

Durante el periodo de la declaración, Hacienda tiene horario de mañana y tarde, por lo que puedes adecuarlo un poco a tus necesidades si lo haces con tiempo y compaginarlo con tu horario laboral.

Tú mismo

Siempre que tengas conexión a Internet, tiempo y paciencia… Poco a poco se puede ir desglosando sin necesidad de moverte del sitio.

Es más, puedes intentarlo, y si hay algo que no ves claro… Dirigirte a cualquiera de los otros tres sitios para que ¡puedan ayudarte!

yo hago mi declaracion
¡Yo hago mi declaración!

Declaración individual, conjunta y complementaria

Aquí entra en juego el famoso, y últimamente demasiado debatido, término de unidad familiar.

Jurídicamente hablando, la unidad familiar la forman todos los componentes inscritos en el ayuntamiento como marido-mujer (marido-marido, mujer-mujer, mujer-marido y parejas de hecho) y descendientes directos.

Formar parte de la unidad familiar te da una serie de derechos, y uno de ellos es que puedes presentar la declaración conjunta, individual, y complementaria.

Una persona soltera (o viuda), como está soltera, sólo tiene derecho a la declaración individual.

Y aquí radica la diferencia.

Declaración individual

Sólo cuenta una persona.

Si tiene ascendientes y/o descendientes a su cargo, puede y debe incluirlos.

Para una persona que no está incluida en la unidad familiar, es algo muy simple, sólo tiene esta opción disponible porque no rellena campos de cónyuge.

En el caso de integrantes de una unidad familiar tampoco tiene mucha complicación, simplemente se debe completar una casilla después de haber incluido a los miembros de la familia.

Declaración conjunta

Aquí cuenta toda la familia como un solo contribuyente. Se podría decir que es un paquete.

Eso no implica que sólo se presente una vez. No. La presentan ambos integrantes, por separado, marcando los dos la declaración conjunta. En la unidad familiar, si uno de los dos marca una forma, el otro debe marcar esa misma forma.

La única diferencia es la casilla que se marca para elegir una u otra forma, pero todos con la misma.

Y, si sale a ingresar, Hacienda puede solicitar el pago a cualquiera de los dos de forma solidaria (total) e inmediata. Es decir, si en la cuenta que se ha puesto al domiciliar el pago no hay liquidez, Hacienda puede hacer un embargo en cualquier otra cuenta que tenga uno (o ambos) miembros de la unidad familiar hasta que haya sido liquidado.

Declaración complementaria

Esta es la tercera opción que puede hacer la unidad familiar.

Como en las dos anteriores, cada miembro presenta su declaración de forma individual. La diferencia aquí consiste en:

  • Una declaración sale a ingresar, y la otra a devolver
  • Si marcan la casilla, la que devuelve compensa y reduce (o liquida) a la que debe ingresar dinero en las arcas del Estado.

¿Cuál elegir?

Si formas parte de una unidad familiar, te recomiendo fervorosamente que simules antes de tomar una decisión, porque:

  • Cada año puedes elegir la que más te convenga, no estás obligado a mantenerla toooooda tu vida
  • Puedes ver cuál te compensa más en función del momento en que estés: hijos, propiedades, tipo de trabajo…
  • Hay diferencias fiscales entre unas y otras, y si no las simulas, no las sabrás nunca

Según a nombre de quién se hayan puesto las propiedades (no sólo la casa, por ejemplo: un agricultor con tierras, aunque su salario depende mucho de la cosecha, por el hecho de tener tierras tiene un patrimonio mucho más elevado que un funcionario que cobra puntualmente una cantidad específica todos los meses), quién ponga los descendientes a su cargo, tramo por sueldo… Va a tener distinta cantidad a ingresar o devolver.

Como mencionaba antes, sólo simula antes de aceptar el borrador, porque la AEAT es muy clara a este respecto:

  • Los dos miembros declarantes de la unidad familiar deben presentar el mismo tipo de declaración de la renta
  • Permite cambiar el tipo de declaración de un año para otro
  • No autoriza ningún cambio en el tipo de declaración del IRPF en el mismo año (los cambios que se hacen dentro de las fechas mencionadas no consienten este tipo específico de cambio) – Una vez elegido, no hay marcha atrás

Personas dependientes a tu cargo

Se dice de una persona dependiente aquella que no puede valerse por sí misma, que necesita a otra persona para todo, estrictamente hablando.

En estos casos, se consideran personas dependientes:

  • Hijos menores de 25 años, sin obligación de realizar la declaración de la renta – la primera vez que la hagan por su cuenta, saldrán de la unidad familiar y  no podrán volver a formar parte
  • Hijos con un grado de discapacidad, considerado como dependencia de otra persona por no poder valerse por sí mismo
  • Ascendientes (padres) mayores de 65 años con grado de discapacidad – debe realizarse una puntualización. Es si se encuentran bajo tu cuidado. Padres que hayan sido internados en un centro no estarán incluidos en esta sección
Descendientes dependientes

¿Por qué se consideran dependientes?

No son capaces de ganarse la vida por sí mismos para poder sobrevivir.

Por ese motivo, y por ser un estado de bienestar (o social), se hacen:

  • Desgravaciones – menores impuestos
  • Ayudas adicionales – familia numerosa, personal para que ayude en casa con un pago inferior… pagos por cuidar a tus familiares…

En relación con los ascendientes dependientes, dependiendo de si han cotizado o no y, por tanto, tienen derecho a su pensión, ellos deberán hacer la declaración igualmente.

La dependencia, con la excepción de hijos menores de 25 años, suele ser decretada por los médicos. Estos determinan el grado de discapacidad o la incapacidad para sobrevivir sin otra persona que haga las cosas por ellos.

Estas ayudas adicionales a la unidad familiar no excluyen las pensiones que puede recibir un jubilado.

Ascendientes dependientes

Fallecimiento

Vas a tener que perdonarme por hablar de los muertos, pero… Los fallecidos, lamentablemente, también están obligados a hacer la declaración de la renta.

Aunque suene frío decirlo, como hablamos de años fiscales, y el IRPF marca el estatus del año anterior, si ha fallecido en Septiembre de 2018, este año tiene que hacer la declaración de la renta por esos meses, ya que durante ese tiempo, ha sido un contribuyente.

Para estos casos, hay que rellenar los datos de la casilla de fallecimiento – de hecho, te piden que rellenes la fecha exacta, para cotejar todos los datos.

Hablando de nuevo mal y pronto… Si alguien muere este año, ya sea en Enero, Abril, Octubre… o cualquier otro mes del año, esa persona debe hacer la declaración de la renta este año y el próximo.

Yo creo, que para empezar… Y, sobre todo, no pasar miedo, hasta aquí es suficiente por hoy.

Así, con estos datos, puedes hacerte a la idea de:

  • Por qué hay que simular el IRPF, aunque no se presente
  • Cuándo y cómo puedes hacerlo
  • Qué tipos de presentación hay disponibles para todos

A finales de esta semana, empezamos a entrar en materia, comentando:

  • Alquiler – y sus ayudas
  • Rendimientos de trabajo (cuenta ajena) vs. Rendimientos de actividades económicas (cuenta propia)
  • Capital mobiliario (finanzas)
  • Patrimonio – y sus ayudas
  • Premios y loterías
  • Ingresos por decretos judiciales
  • Concepto de deducción, desgravación, y el modelo 145 (que es el papel que te hacen firmar en la empresa cuando entras a trabajar y cuando hay modificaciones)

Estos temas son los más habituales dentro de la declaración de la renta. Eso no quiere decir que ¡sean los únicos! Si tienes una duda, por mínima que pueda parecer, no dudes en compartirla con nosotros, bien dejando un comentario con tu consulta, o a través de nuestra página de contacto.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://imperfectos.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola