MiFID: qué es, por qué se usa, y cuándo firmarlo

El otro día fui a ver a mi abuela. Es una campeona, hace poco más de un mes ha cumplido 91 años y tiene mejor salud que yo.

Sin embargo, estaba de capa caída porque así como antes controlaba los números de su casa, ahora se le olvidan las cosas… Y se asusta cuando vuelve a ver el cargo en cuenta porque no sabe dónde ha metido la factura, y piensa que le han cargado algo que no está bien.

Total, que estuve buscando entre los papeles y encontramos todo y ya se volvió a quedar tranquila, al menos hasta que le diera por volver a mirar y no se acordara que lo habíamos repasado…

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque después de mirar los recibos, me enseñó el producto nuevo que había contratado para sus ahorros porque, según el gestor:

Era lo mejor que tenían en ese momento”

Mi abuela, a sus 91 años, lleva diciendo que se va a morir desde hace 10 por lo menos. Y como lo que tiene, quiere repartirlo entre sus familiares, quiere que sea fácil de recuperar, y que no lleve asociado ningún tipo de riesgo.

Porque no es para ella, porque mi abuela, a sus 91 años, tiene toda la vida ya hecha.

Lo mejor que tenían en ese momento, era un fondo de inversión de riesgo medio (tercer nivel de seis niveles de riesgo), que tiene que tener paralizado 3 años, aunque la duración que tiene el contrato es de 5.

Me parece una aberración.

No me malinterpretes, y entiendo que se lo ofrecieran porque sé que cuando a mi abuela se le mete algo entre ceja y ceja… puede ser peor que un grano en el culo.

Si lo que quería era una posible rentabilidad, ahora mismo lo único que te la puede ofrecer es un fondo de inversión, y como seguramente era lo que estaba pidiendo una y otra vez… Se lo enseñarían.

El problema es que… aunque el riesgo es moderado, y el producto en sí mismo no está nada mal, mi abu tiene una aversión al riesgo insana (como toda persona mayor) y a parte ya le parece mal hacer un plazo fijo a 18 meses, ¡imagina a 60!

No era su producto, y todos lo sabían. Sin embargo, el gestor ofreció el producto aun sabiendo que no era aconsejable, y mi abuela lo aceptó aun sabiendo que no era para ella.

Y ahora, está acojonada.

¿Qué es el MiFID?

Te cuento esta anécdota porque esto no solo le ha pasado a mi abuela. Hay estructuras piramidales, que pueden acabar en estafa como hizo Bernard Madoff; también ha salido a la luz el problema de los bonos Ruíz-Mateos, las cajas rurales que han quebrado y se han llevado por delante las participaciones…

Y, generalmente, se acuerda el que lo sufre.

Para que tú no tengas que acordarte, existe la normativa MiFID. 

Se trata de una encuesta realizada por el banco (un test de conveniencia, o test de idoneidad) mediante un documento estándar que define tu nivel aversión al riesgo y establece un límite para que no contrates productos que se escapen de tu entendimiento.

Estos niveles los establece la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

De hecho, hace años trabajé en un banco de forma remota, lo que implica que yo no veía a los clientes y lo gestionábamos todo por correo o por teléfono. En el momento en que pedían hacer una operación de bolsa, yo tenía que preguntar de forma automática:

“¿Usted ha leído y comprende los riesgos inherentes a valores de renta variable?”

Debían haberlo hecho, o no estarían en mi cartera de clientes, pero tenía que quedar registrado en todas y cada una de las operaciones.

Si dudaban, o preguntaban qué era eso, yo no tenía ninguna autoridad para poder seguir con la operación. Su respuesta debía ser un SÍ rotundo. Y, a parte, tenía que comprobar que tuvieran el MiFID completo y firmado con un nivel determinado de riesgo.

Tipología de preguntas en el MiFID

Tras completar tu nombre, apellidos y DNI (ya que al final van a solicitarte la firma para autorizar que incorporen tus datos en su sistema), van a hacerte una serie de preguntas para verificar qué entiendes y qué no.

Porque, a veces, se intenta falsear para poder acceder a ciertos productos no aconsejables.

Nivel de estudios y ocupación

No es por meterse con gente que tenga menos estudios o favorecer a los que los tienen. Sin embargo, es su obligación consultarlo porque muchas veces la aversión o propensión al riesgo en mercados de valores, y las fiebres de compra/venta, vienen por ese motivo.

En fondos de inversión, y en bolsa, se necesita mucha sangre fría ante caídas inesperadas y abruptas, y debe estar correctamente explicado para cada persona.

Como han detectado que eso no se ha hecho, y que mucha gente (tanto con estudios como sin ellos) ha perdido dinero por meterse donde no sabía que se metía… realizan estadísticas en función de estudios y sector de trabajo (puede no entender lo mismo un profesor de infantil que un agente de bolsa, o que un ganadero… y esto lo digo por experiencia, porque mi padre ha sido ganadero, tiene estudios primarios y tiene un MiFID como si llevara toda la vida dedicándose al trading jajajaja).

Tipo de cliente

Como el MiFID divide entre clientes minoristas y clientes profesionales, para poder cuidar a los minoristas (van a invertir menos cantidades, y suelen tener una aversión al riesgo superior a los profesionales…), consultan:

  • Si trabajas o has trabajado en el sector financiero
  • Si no trabajas en el sector financiero pero entiendes qué tipo de productos existen y cuáles son sus diferencias
  • Número de operaciones realizadas en estos mercados por trimestre
  • Valor de tu cartera financiera
  • No tienes ni idea

Conocimientos sobre productos y operaciones realizadas

Antes de seguir, debo decir que no merece la pena mentir en este formulario. No vas a sacar nada bueno. En los siete años que he trabajado en este sector, he visto a gente mentir porque:

  • Querían un préstamo que no podían permitirse
  • Deseaban rentabilidad sin saber lo que hacían

Una vez, un cliente me pidió invertir en acciones del mercado americano. Había hecho sus primeros pinitos en el mercado español y ya se sentía con fuerza y ganas para ir con los peces de Wall Street.

Conocía los riesgos de renta variable. Primer filtro, superado. Le consulté si conocía los costes de las operaciones en mercados internacionales.

No los sabía, así que se los expliqué… Me hizo gracia su pregunta: 

¿Voy a perder dinero en comisiones?

A lo que contesté: “Con ese volumen, sí.”

¿Volumen? Sí, volumen. Volumen de inversión. Las operaciones de mercado internacionales no tienen sentido si inviertes 100EUR. Bueno, ninguna operación en valores tiene sentido para ese volumen de inversión. Se te lo comen las comisiones, y son implícitas (no las ves), por lo que si una acción cuesta 2 EUR, no estás comprando 50, igual estás comprando 42. Y cuando las vendes, se te quedan otro porcentaje, por lo que igual aunque hayas ganado 20EUR, en comisiones pierdes 16 de ida y 16 de vuelta.

Palmas 12EUR aún ganando pasta.

A más riesgo, a más intringulis… mayores son las comisiones.

De ahí a que pregunten si conoces:

Productos no complejos

Que no sea un producto complejo no implica que no lleve riesgo asociado. Algunos, pueden llevarlos.

Estos productos abarcan desde plazos fijos a fondos de inversión (armonizados, y sobre valores cotizados), acciones, renta fija (estatal o de empresas).

Quitando los plazos fijos, que aseguran hasta 100.000 por DNI y entidad en caso de quiebra… todos tienen posibilidad de pérdida desde el minuto uno.

Productos complejos

Futuros, derivados, hedge funds, warrants… En este punto, no voy a meterme por ahora

Frecuencia actividad durante los últimos cinco años

Periodicidad de actividad, o lo que es lo mismo: si sólo renuevas tu depósito, si haces compra-venta de acciones, inviertes en deuda pública, o quizás en deuda privada…

Porque puedes saber perfectamente qué es un producto, pero dependiendo de la periodicidad con la que trabajas con ellos mide tu propensión o aversión al riesgo.

Nivel de ingresos y patrimonio personal

Dependiendo del nivel de ingresos anuales, o mensuales, y la estabilidad de los mismos… marcan el nivel de riesgo que se está dispuesto a asumir.

Y es que no es lo mismo lo que puede necesitar, a corto plazo, una persona que gana 15.000EUR/año a 150.000EUR/año.

Cuando hablamos de inversiones, no suele valer el corto o medio plazo, hay que pensar en el largo plazo porque no amparamos subidas y bajadas de un día, o una semana.

Piensa en lo que pasó en 2010. La caída del IBEX35 de casi 17.000 puntos a menos de 7.000. Ahora está a menos de 10.000 puntos.

Si yo, que en aquella época tan apenas me daba para pasar el mes, veo que mis acciones pasan a valer menos de la mitad, ¡¡igual me da un jamacuco!!

Por este motivo, consultan:

  • Ingresos anuales
  • Procedencia de ingresos anuales: rentas, inmuebles alquilados, salario/pensión…
  • Porcentaje que utilizas, de esos ingresos, para cubrir tus gastos básicos
  • Si recibes dinero de otro tipo: donaciones, loterías…
  • El porcentaje de lo que necesitarías, si inviertes, en los próximos 12 meses

Motivo de la inversión

La gente invierte por muchos motivos, aunque todos piensen que invertir es arriesgar para ganar más.

Combatir la inflación

Un motivo para invertir es capear la inflación. Desde Diciembre de 2015 hasta Diciembre de 2019, el IPC (índice de precios), ha subido un 4,7%.

La pregunta que te haces tú es si tu salario ha subido un 4,7%, no hay inflación. Sin embargo, el índice de precios se mide con lo que vale el dinero, es decir, el tipo de interés.

El tipo de interés lleva en negativo desde hace bastante más tiempo… Lo que resulta preocupante, porque debería subir más o menos al mismo ritmo para evitar la inflación. Si no, tu dinero no vale una mierda, porque por no usarlo… estás perdiendo dinero.

Desde 2010, el IPC ha subido un 9,4%, lo que implica que el tipo de interés tendría que ser superior. Tengo un depósito a 12 meses de 5000 que me da menos de 1 euro al año.

Para que mi dinero valiera lo mismo que sube el IPC, sólo con la subida del año pasado debería haber rondado los 40EUR.

Como no lo hace, la gente que puede no necesitar su dinero a corto plazo, evita ese eurazo de intereses anuales y prefiere esperar 5 años para tener, si hay suerte, más.

Aumentar la rentabilidad

Tener el dinero en el banco ahora mismo es como tenerlo debajo del colchón, con la única diferencia es que:

  • En casa te pueden entrar a robar
  • En el banco, dependiendo del dinero que tengas y las condiciones que cumplas, pueden cargarte una comisión

Si tienes ahorros, que no necesitas, y quieres empezar a forjarte un futuro para cuando te jubiles, en vez de acumular el dinero en una cuenta que no te da nada, abres un fondo de inversión, que te proporciona distintos perfiles de riesgo (la rentabilidad no será la misma) y a largo plazo pueden salir bien.

Por si no lo sabías, los planes de pensiones actúan como los fondos de inversión, con la diferencia en ventajas fiscales, recuperación del mismo (ahora se puede recuperar si llevas 6 meses en paro, frente a los 2 años que había antes) y la forma de recuperarlo:

  • Mientras que un plan de pensiones se percibe como una parte complementaria de tu sueldo (ojo por los tramos en la renta)
  • Un fondo de inversión se percibe en capital mobiliario, es decir:
    • Si ganas hasta 6.000EUR, tributarás un 19% fijo sobre lo que ganes
    • Si ganas más de 6000EUR, los primeros 6000 tributarán al 19% y el resto al 21% sobre beneficios. Que, si es mucho, puede ser un batacazo elegante 🙂

Crecimiento patrimonial

Al final, acaba pareciéndose al punto anterior, pero se invierte en productos que no dan beneficios directos, o inmediatos, para eliminar temporalmente parte de la tributación.

Además, más de uno ha vendido sabiendo que pierde porque así puede compensar otras ganancias patrimoniales y eliminar ciertos impuestos… Telita.

MiFID para minoristas

Si estás leyendo esto, puede que, ahora mismo, lleves la cabeza como un bombo. O hayas decidido meter tu dinero en una bolsa y enterrarla bajo tierra cual tesoro. O, simplemente, hayas decidido pasar del tema y seguir haciendo como hasta ahora.

Porque no inviertes.

Ni tan corto ni tan largo. 

El MiFID existe porque los organismos reguladores necesitan ser capaces de detectar que algo se está haciendo mal en el banco, para poder proteger a las personas.

Esto es así porque los empleados de las entidades financieras pueden tener un conflicto de intereses a la hora de ofrecer un producto si con eso ellos se llevan un pedazo de pastel. La única forma de poder estar en todos lados, a la vez (y dado que no son omnipresentes…) es limitarlo mediante la estadística, y filtros de actuación.

¿Te da pavor que tus dineros se evaporen de la noche a la mañana? Niégate a firmarlo y no podrás invertir en mercado de valores, fondos, etc…

¿Estás dispuesto a arriesgarte para tener la posibilidad de ganar? ¿Cuánto estarías dispuesto a perder? ¿Cómo te afectaría eso en tu día a día? ¿Estás cubierto en el corto plazo para poder invertir a largo plazo?

Y lo más importante, ¿conoces el producto que te están ofertando? Porque si hay un solo punto que no entiendes… no debes firmar absolutamente nada.

Y aquí… el que avisa, no es traidor.

¿Te interesa el trading? ¿Fondos de inversión? ¿Acciones?

Ponme tus dudas en los comentarios, o contáctanos, y te contestaremos encantados 😉

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.