Por qué alterar la gestión del tiempo en tu día a día

Una palabra que se escucha cada vez más a menudo es la procrastinación.

Se ha puesto de moda decir, con un palabro más cool, que perdemos el tiempo por pereza a empezar algo.

Y te dan opciones para que busques la mejor alternativa para dejar de perder el tiempo y tomar decisiones de actuación.

Yo, por el contrario, te pregunto:

¿Por qué no quieres empezar?

Antes de coger las riendas y empezar a actuar, tenemos que saber por qué estamos retrasando lo inevitable. O lo que al final acaba siendo evitable porque decidimos no hacer nada al respecto.

Vamos a ser oscuros. Total, sólamente me estás leyendo tú en este momento, y las respuestas son exclusivamente para ti.

¿Por qué no empezar?

¿No quieres avanzar?

¿Te da miedo hacerlo?

¿Crees que puedes fracasar en el intento?

¿Te ha ocurrido ya antes?

Da igual lo que quieras empezar, ya sea comer sano, hacer deporte, analizar tus cuentas, cambiar de trabajo, evolucionar en el que tienes… Hay sentimientos encontrados.

La ejecución

Por un lado, tienes el hormigueo de querer hacer algo, porque visualizas el final. Sin embargo, por el otro… mover un solo dedo para conseguirlo no te hace ninguna gracia.

No te culpo, a mí también me pasa. Yo salgo de trabajar y llego a mi casa a las seis, y aunque digo que voy a hacer deporte, no empiezo porque me apetece más quedarme sentada en el sofá haciendo nada.

No es que no tenga tiempo, ni que me niegue a avanzar o me dé miedo hacer deporte. Me da pereza la ejecución.

Hace frío, he estado trabajando todo el día, hay que cambiarse y, para no ir sudada por la vida, ducharse a última hora de la tarde… Bohhh, lavarme el pelo, qué pereza. Encima para llevar agujetas día sí día también hasta que el cuerpo se acostumbre al trote.

Y me invento cosas: excusas, otras tareas… Da igual lo que sea, siempre hay algo “más importante” que hacer.

¿Te pasa a ti también?

Los ladrones de tiempo

Esas micro tareas que me invento… son llamadas ladrones de tiempo. Igual que el síndrome de “Oh, una pelusilla

Porque no haces nada que sea productivo para ti, o mejor dicho, de tu interés, pero pierdes tiempo en ellas para no hacer lo que habías planteado en tu cabeza.

Ahora, además, es cada vez más fácil perder tiempo. Programas de la tele, redes sociales, cursos online… Yo, para no lavar a mano unos jerséis, he estado una semana viendo en la tele:

  • Jamie cocina en Italia
  • Ahora caigo
  • Ven a cenar conmigo

Y ya no me quedo a First Dates porque es hora de cenar. Por eso mismo, por la pereza de hacer algo cuando mi cabeza no quiere hacer nada… más de una vez me he tenido que levantar a las seis menos cuarto para hacerme la comida de ese día, porque si no, no como.

Cómo desbaratar la gestión del tiempo

Realmente, por muchas alternativas de productividad que leas por ahí, por muchos planificadores, agendas, bullet journal que compres… Vas a seguir haciendo lo mismo.

Lo sé porque a mí me pasa. He acabado usando planificadores para apuntar la lista de la compra, recortando hojas de agendas que no he utilizado por si tengo que coger alguna nota rápida aprovechar el papel… 

Lo del bullet journal ya ni me lo planteo porque sólo pondría flechas para posponer las actividades jajajajaja.

Five seconds rule

Sin embargo, no hace mucho leí un libro que se trataba de la Ley de 5 segundos, que es lo que voy a aplicar ahora, a ver si funciona de verdad, jajajajaja.

La ley de los cinco segundos tiene un funcionamiento muy fácil, y básico. Cosa que me encanta. Básicamente, consiste en que cuando tu cerebro empieza a decir: Bohhhh, pereza, booooohhhh moverte para hacer algo cuando estás tan agustito aquí, bohhhhh no te muevas… cuentas hasta cinco, y te levantas.

Tiene su complicación, porque requiere fuerza de voluntad y a nosotros puede faltarnos esas veces como al que más… En el libro indican que el hecho de contar interrumpe la corriente de pensamientos que inunda tu cerebro para ayudarte a tomar la decisión de no hacer nada.

Puede que sí, puede que no… Pero el “acabo esto y me pongo a hacerlo” ha hecho que felicite a amigas mías dos semanas después de su cumpleaños, por lo que creo que merece la pena intentarlo.

Decide qué es importante

Cuando tenemos la técnica que vamos a usar, que es contar hasta cinco y hacerlo, queramos o no, tenemos que saber dónde poner nuestros ojos.

Para mí lo del deporte es importante porque:

  • Como como una energúmena, y si no voy a acabar como una pelota con el tiempo…
  • Los últimos resultados del análisis médico no me salieron como me hubiera gustado (y no fue por el peso…)
  • Los dolores de espalda sólo se mitigan si la fortalezco.

Algunas de las cosas que hago porque son prioritarias son:

  • Hacerme  la comida
  • Ir a comprar
  • Llamar a familiares/amigos
  • Darme una vuelta por IG a ver alguna receta
  • Revisar los correos
  • Quitar el polvo o pasar la mopa
  • Recoger la ropa
  • Lavar los platos
  • Ver la tele…. y un largo etcétera.

Vamos a ver, tanto tú como yo, sin ser médicos o expertos, sabemos que la salud es más importante que revisar los correos.

Pregúntate: Si no lo haces ahora, ¿se va a acabar el mundo?

Tanto tú, como yo… sabemos que la respuesta es no.

Di NO

E igual que a ti mismo te dices que no a hacer cosas que te apetecen más… se lo tienes que decir a otros.

Repite conmigo:

No puedo hacer X por ti ahora mismo/nunca

Si te sientes culpable, puedes darle el nombre de la persona/empresa que podría ayudarle con eso, de modo que tenga opciones. En caso de que quiera esperar… tanto tú como él sabéis que no es importante.

Y que por mucho que insistiera al principio, seguía sin ser importante, lo único que hacía era anteponerse a él mismo.

Haz exactamente igual que él.

Cómo anteponerte

Es decir, cómo ponerse primero.

A ver, yo soy una fanática de las listas de tareas, ya sean de un solo uso o de uso continuo. Me gusta tachar, disfruto tachando tareas… así que me dedico a desglosarlas hasta la actividad más simple.

Y como me gustan las listas… pues qué te voy a decir, que hagas una de cada cosa que quieras hacer jajajajaja.

Mi sistema para poder anteponerme consiste en:

  • Una lista general de las cosas que se repiten: lavadora y plancha, polvo, suelo, comidas, lavar los platos…
  • Una lista con las cosas que quiero hacer: el blog, hacer deporte, investigar sobre comida y formas de cocinar (hay especialidades alimenticias en casa)…

Y ya, intento hacer un horario para que:

  • Mi casa no parezca que ha pasado el huracán Katrina
  • Tenga tiempo para disfrutar de familia y amigos
  • Pueda hacer las cosas que me interesan realmente

Planifica tu semana

A mí, que me gusta cuadrar fechas (y más me vale, ¡¡porque me dedico a eso!!) me gusta tener controlado o, al menos, intentarlo, lo que quiero que pase a lo largo de la semana.

Por eso, como tengo mi tiempo bloqueado semanal ya hecho, el domingo por la noche cojo la agenda para ver los huecos libres y qué es lo que me urge que esté hecho antes o después. Siempre hay que dejar un poco de espacio para lo que te apetece hacer, porque la vida no debe ser, ni mucho menos, un cúmulo de obligaciones.

Lo hago el domingo por la noche para interiorizarlo, masticarlo y digerirlo, y que no me de la pereza máxima entre semana y acabar haciendo nada…

Y es que, da tiempo a todo lo que quieras que de tiempo.

La única diferencia entre ser productivo y no serlo es… las ganas que tengas de conseguir algo.

¿Y tú? ¿Cómo alteras la gestión de tu tiempo?

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.