Relaciones: ¿Finanzas conjuntas o separadas?

La mayor muestra de amor hoy en día es formar una pareja con separación de bienes

Esta frase nos la dijo nuestro profesor de fiscalidad cuando estudiábamos el máster de banca. Y lo cierto es que no puedo estar más de acuerdo, principalmente porque hoy en día es de las pocas formas en que puedes demostrar que estás con una persona por lo que es, y no por lo que tiene.

Después de todo… Cuando conoces a una persona, no se habla de dinero.

Los polos opuestos se atraen, pero las finanzas deben ir en la misma dirección.

Hay una personalidad financiera en cada uno, aunque los objetivos como pareja deben trabajarse conjuntamente. Se trata de un proyecto común:

  • Gasto
  • Ahorro
  • Inversión

No es bueno, ni sano, que sólo uno de los dos se dedique a las finanzas de la pareja. Es más, el hecho de tener las cuentas y los bienes separados implica que los dos tengan en cuenta tanto su dinero, como el proyecto que llevan entre manos juntos.

Eso sí, ¿cómo llevarlo a cabo sin morir en el intento?

Conoce cuánto gana cada uno

El hecho de que cada uno controle el dinero que gana, y cómo lo utiliza, es lo que da libertad a una pareja, así como se eliminan las discusiones de: “Es que estás gastando mucho…”, “¿Para qué te compras eso con lo que nos viene encima…?”

Hay discusiones tan tontas por el hecho de que a una persona le guste gastar, o invertir, en una determinada cosa, que se puede eliminar poniendo una cuenta a nombre de los dos para:

  • Los gastos del hogar
  • Una inversión para los hijos (médicos, universidad, su futuro…)
  • Seguridad para los dos (vacas flacas, ayuda a la jubilación, reparación y mantenimiento del hogar, inversión entre los dos…)

Y es que no es lo mismo, por ejemplo, una factura de 100 EUR para una persona que cobra 500 al mes que para una persona que cobra 1000 al mes. O un alquiler, o el arreglo de un electrodoméstico.

El primer paso, por tanto, sería saber lo que gana cada uno, y realizar una aportación proporcional a la cuenta conjunta. 

Comprobar, conjuntamente, los estados de cuenta

Hace unos años, el marido de una amiga de mi madre falleció de un infarto. Era un hombre con buena salud, y cuando dejó a su mujer… lo que ella realmente dijo fue: “¿Qué voy a hacer ahora? Si ni siquiera sé con qué compañías nos cargan los recibos…

Si sólo una persona de la pareja comprueba todos los pagos, estamos jodidos.

Una relación es cosa de dos, por lo que no sólo una persona puede ocuparse de todo, y todo tiene que ir dividido para los dos integrantes.

Algunos de los beneficios de comprobar las cuentas que compartís son:

Trabajar juntos para triunfar

Motivaros, pasar por los apuros juntos, hacer una lluvia de ideas sobre formas de trabajar vuestros objetivos financieros

Si hay un problema, o uno de los dos se queda sin trabajo… puede recurrir tanto a su fondo propio como al conjunto hasta salir del bache. Hay que reajustar los presupuestos, sobretodo el conjunto, ya que una de las dos aportaciones va a quedar eliminada temporalmente.

Dos cabezas piensan mejor que una, y este es el momento de demostrarlo.

Conocer vuestra situación financiera ayuda a mantener el presupuesto

Creas un presupuesto adaptado a vuestras necesidades reales, cuánto dinero estás gastando… dejar de vivir al día, y mucho más

¿Tienes préstamos anteriores? ¿Deudas con las tarjetas de crédito? El hecho de poder compartir gastos comunes, te permite poder eliminar las deudas con mayor rapidez, al igual que te permite crear un fondo de emergencia y no sentirte ahogado.

Todas las finanzas no pueden recaer completamente en la otra persona

Si se va, ¿qué le queda al que se queda? ¿Cómo lo va a manejar?

Tenéis que estar los dos involucrados

Es complicado, para una persona que no sabe los objetivos financieros familiares… cumplirlos, o ayudar a que se cumplan.

Imagina que, en tu pareja, uno es el ahorrador y el otro el consumista. Si no se establecen unos parámetros y unas decisiones claras sobre un objetivo de ahorro conjunto anual, y encima tenéis las cuentas conjuntas… El consumista no es que se aproveche del dinero que tú aportas, sino que invierte ese dinero en cosas que cree necesarias.

O incluso puede que esté invirtiendo en bolsa una cantidad que a ti te parece excesiva, pero él lo ve como una inversión a largo plazo que puede traer muchos beneficios, aunque a ti te de horrores pensar en un desplome y no te deje dormir tranquilo.

Si una persona no conoce los miedos y las necesidades del otro, es incapaz de saber si sus decisiones afectan a lo que tú piensas realmente. Y puede destrozar una pareja por pequeñas y continuas discusiones a este respecto.

Hablar ayuda a tener menos discusiones 

La comunicación ayuda a tomar decisiones sin que te sientas atacado. Principalmente, porque estás compartiendo una parte de ti, permitiéndote tener seguridad con lo que te quedas adicionalmente, así como te ayuda a comprender la situación en la que os encontráis y cómo mejorarla.

Evolucionas como persona y como pareja.

Eliminas la opción de descubiertos en cuenta

La cuenta conjunta es para los gastos fijos, es decir, todo aquello sin lo que no se puede sobrevivir hoy en día.

Comida, recibos de la casa, seguros e impuestos de la casa y el coche, educación para los hijos, ropa de los hijos… Así como la mentalidad de ahorro de cara al futuro.

Lo que te sobra una vez cubierto como pareja, es lo que puedes utilizar para aquello que quieres hacer adicional: comidas y cenas fuera, regalos, peluquería, compra de ropa, caprichos varios…

Lo que es necesario, y siempre tiene que estar pagado, va a estar siempre pagado.

Los regalos

En más de una familia, los regalos tienen un baremo de precios a gastar en cada uno. Puedes dejarlo asignado, o regalar lo que más rabia te dé.

Yo, que lo tengo impuesto en casa, me estresa. No por el dinero que tengo que gastarme, sino porque tengo que elegir un regalo de unas marcas determinadas, de un valor determinado… y, si no llego, pensar en otra cosa que lo cubra, que guste, y que se ajuste al precio o que no se pase en exceso.

A parte, si yo por ejemplo me pido algo y no llego al precio establecido, más de una vez he visto cómo no hacen como yo de machacarse la cabeza buscando algo adicional que pueda gustarme, y me ha parecido injusto que se ajusten únicamente a lo que he pedido y no intenten sorprenderme con algo más que lo complete.

Sin embargo, con Enrique por ejemplo es diferente. Porque vamos más al detalle que a un precio fijado. Igual puedo ver un jersey que me guste para él y sorprenderlo regalándoselo en un mes que no tendría nada, como llega la fecha de su cumple y le hago una tarta salada con un hojaldre.

No tener un presupuesto de gastos para regalos te permite: regalarle lo que más rabia te dé, lo que entre en tu presupuesto… y lo que quieras gastarte realmente en la otra persona.

Independencia

Al ser una pareja, y compartirlo prácticamente todo, va a haber objetivos comunes y objetivos individuales.

No hace mucho, estuve hablando con unas amigas sobre los divorcios que había antes y los que hay ahora, y hablábamos de los matrimonios que no se rompían por la necesidad de seguridad financiera de una de las partes.

La posibilidad de ser totalmente independiente, hace que sea porque le quieres que tú estás con esa persona. Porque quieres estar con esa persona, lo que tenéis en conjunto. No por una obligación.

Siempre va a haber objetivos conjuntos de gasto, inversión, y ahorro (de cara a la jubilación, para cubrir un imprevisto, por tus hijos…), pero también vas a tener independencia propia para decidir:

  • Si quieres ahorrar más
  • Prefieres invertir en opciones más arriesgadas
  • Quieres gastar más en ti o en la otra persona

Porque no todas personas somos iguales, porque las parejas pueden tener distinta visión respecto al riesgo, porque puede haber dos ahorradores, dos consumistas, o uno consumista y el otro ahorrador…

Y la diferencia de perfiles puede estresar al otro si no está de acuerdo con las decisiones que toma la contraparte.

Mente abierta

El dinero es, en muchas ocasiones, un tema tabú… incluso en las parejas.

Sin embargo, dado que es para poder vivir como pareja, y para poder ver que queréis hacer lo mismo o cosas diferentes… Hay que hablar del dinero conjunto.

  • Objetivos financieros personales y conjuntos
  • Valores respecto al dinero
  • Cómo llevas tus cuentas
  • Qué cambios deberían hacerse
  • Si hay algún problema financiero

No se trata de una comparativa entre ambos, se trata de crear una unión para lo que es conjunto, así como si una de las partes tiene un problema, poder solucionarlo.

Tener finanzas por separado no es ocultista, es flexibilidad por lo que gana uno y otro, y elimina discusiones por lo que hace con su dinero.

Da libertad, respeto y confianza en la pareja.

Sé sincero sobre el dinero

Hablar de libertad, respeto y confianza en una pareja, más aún con el dinero… implica sinceridad.

Las mentiras se acumulan, provocan estrés, demasiado trabajo para mantenerlas, discusiones cuando el otro se entera… Y si se van sumando una tras otra, puede acabar incluso en divorcio. Ya no digo más si, por esas mentiras, acaban elementos comunes embargados.

Porque las infidelidades financieras existen… Y son igual de peligrosas… o incluso peores.

¿Cómo detectarlas?

  • Recibos no recibidos / archivados
  • Llamadas de centro de recobros
  • Tarjetas de crédito/débito rechazadas
  • Evitar hablar del dinero

¿Cómo pueden aparecer? Adicción al juego (o a los juegos del móvil), inversiones arriesgadas que te acaban quitando la liquidez y recurres a las tarjetas de crédito… Un despido del que no se quiere hablar y, como tiene ahorros, hace como si nada… Un embargo de una administración pública…

Hay que hablar del problema existente, para ver las opciones y solucionarlo, bien como individuo, bien como pareja.

Aprende cómo mejorar tu situación financiera

Nadie nace aprendido, y puede que la cultura financiera de uno sea superior a la del otro. Por ello, hay que hacerlo juntos, así como podemos seguir formándonos por separado y compartir los avances.

¿Cómo se puede aprender?

  • Leer blogs de finanzas para crear hábitos
  • Escuchar podcast
  • Libros
  • Workshop/conferencias
  • Facebook groups

Re-evalúa tu situación

¿Rompería el dinero tu relación? ¿Qué harías para evitarlo? ¿Lo has compartido con tu pareja? ¿Por qué? ¿Necesitas ayuda para llegar a ello?

Te espero en los comentarios, o puedes contactarnos por privado si prefieres no compartirlo con todo el mundo

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.