Por qué planificar ahora

Éxito, la RAE lo define como 1. m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.

Admítelo.

Quieres el éxito.

¿Cómo no vas a quererlo?

Aunque no se lo digas a nadie (porque es políticamente incorrecto, incluso casi ufano, decir que quieres triunfar), ¿por qué ibas a querer fracasar?

Admítelo, entre tú y yo. No hay nada malo en ser ambicioso.

Lo único, ¿cómo vas a llegar a la cima?

¿Tienes un plan? ¿O vas a coger unas deportivas y empezar a andar a ver dónde llegas?

Déjame darte un consejo de novato…

Si vas a subir una montaña, tienes que tener un plan, saber en términos generales qué camino vas a recorrer (sobretodo, saber si vas a seguir el sendero o vas a salir de él, temporal o totalmente), llevar buena equipación y material de supervivencia.

Porque en cualquier camino… puede pasar de todo.

Marca tu plan

Porque cuando pensamos en un plan, lo pensamos a corto plazo. Ahora, sólo sabemos centrarnos en lo inmediato, en lo que se hace rápido y da un resultado ipso facto.

Todo lo demás… es fracaso. No somos capaces de ver más allá, de esperar, tener paciencia.

Para más INRI… como sólo nos obsesionamos con lo inmediato, si pusiéramos por escrito todas las microtareas que hay que hacer en un día, en un proyecto… Nos abrumaría. 

Optamos por vivir el día a día.

Salvando fuegos.

Únicamente salvando fuegos.

No es práctico

Ni sano

¿Por qué? Porque en tu cabeza sigue la espinita del objetivo global, inalcanzable, que nunca llegas a hacer, que nunca cumples… Haces mil historias, pero sientes que no estás haciendo absolutamente nada.

Da un paso atrás.

No planees sólo tu día a día.

Planifica:

  • Tu mes completo
  • El trimestre
  • Incluso el año entero

¿Cómo llevarlo a cabo?

Establece límites

Piensa en lo que has hecho los últimos 5 años.

¿Has conseguido todo lo que te proponías? ¿Quizás alguno de los objetivos que te marcabas? 

¿O nada?

¿Sabes la de veces que a mí misma me ha pasado? Querer tomar cartas en el asunto demasiado tarde, cuando ya había acabado el año…

Y es que, los propósitos de año nuevo… no funcionan.

Jamás.

¿Sabes por qué? Eran objetivos muy grandes, que quería cumplir a muy corto plazo.

Los quería para ayer

La de veces que he dicho: “voy a quitarme los 5 kilos que engordé…”

Lo jodido del asunto que los cogí en 2 meses, pero han pasado 3 años y no los he perdido.

Porque no he hecho nada de nada de forma constante.

Si no lo cumples de inmediato, pierdes el interés.

Ahora que no estamos a final de año, es el momento de crear un objetivo coherente. 

Limítalo, que no sea para un año, o este año, haz que sea un objetivo capaz de alcanzarse en los próximos 3-5 años.

Limita los pasos a seguir:

  • Anual
  • Semestral
  • Mensual
  • Semanal
  • ¡Diario!

Como un objetivo es global, generalizado, para que sea más fácil llegar a él divídelo en tareas intermedias alcanzables.

Imagina estar en una maratón, donde tu objetivo es tu meta, y tienes paradas técnicas para refrescarte o tomar un tentempié que te ayude a seguir.

Ese bocado es tu victoria. Anótala y disfrútala.

Porque eres tú el que más va a ver ese cambio.

No hay que poner excusas para ser la mejor versión de uno mismo.

Reto aceptado

Aquello que no se planifica a largo plazo, no se consigue.

Porque cuando empezamos a caminar, es porque tenemos un destino en mente (si no, nos quedaríamos sentados en el sofá tranquilamente, ¡no nos moveríamos!)

Con los objetivos, si no sabes lo que quieres conseguir… no vas a llegar al final.

Vas a perder tiempo, haciendo muchas cosas que te desvíen de tu meta. Porque no sabes qué camino coger. Y eso, frustra.

Hasta el abandono final…

De hecho, hay una pregunta trampa en toda entrevista de trabajo: ¿Dónde te ves dentro de cinco años?

La respuesta inmediata, de novato, es simple: Aquí.

Yo también he dicho esa respuesta, no voy a negarlo. Ahora, respondo otra cosa…

Ahora reto

Porque la gente con éxito se exige sus propios retos. 

En vez de quedarse estáticos, dejándose arrastrar por la corriente como todos los demás… marcan un objetivo, un faro guía, y fechas límite para mantenerse activos, alertas.

En Más y mejor, un blog de productividad emprendedora, explican que valen más los objetivos a corto plazo que los de a largo plazo (o eso he entendido yo), pero a mí no me sirve.

Un objetivo a corto plazo sirve como una microtarea, la satisfacción por tener una respuesta con carácter inmediato. Ese objetivo a corto sirve para hacer el seguimiento, ver que se hacen avances en el global, que no se desvían de la meta.

Porque muchas veces es difícil recordar lo que queremos realmente.

Sólo hay que seguir cuatro pasos

  • Defínelo.
  • Esquematízalo
  • Planifícalo
  • Hazlo

No olvides las cosas pequeñas

La esencia de planificar con tiempo es poder tener una visión general.

Eventos importantes, reuniones, fechas límite… ¿Te acuerdas del instituto, que desde el primer día de clase tenías puestos los límites de los trimestres y sabías que la semana anterior habría exámenes finales?

Aquí ocurre lo mismo. Por este motivo, la última prueba de las oposiciones de magisterio es una planificación anual con los contenidos a dar en cada trimestre, cada mes, cada semana, cada hora de clase…

Sin una visión estructurada… No se llega a todo el contenido que hay que dar durante todo el curso, y eso que hay veces que ni los propios profesores pueden llegar a cumplirlo por completo.

Haz lo mismo con tu día a día.

Sabes el tiempo que estás en el trabajo, lo que te cuesta llegar al trabajo, las horas de sueño, comidas, relajación al final del día… 

Son horas de bloqueo de tiempo libre, sabes que no las vas a poder usar para tus objetivos anuales.

Localízalas, táchalas, y céntrate en lo que puedes hacer.

Controla tu vida

Los peces tienen una memoria absurda, de unos 20-30 segundos. El caso de Dori en Buscando a Nemo es el problema al que se enfrentan toda su vida, por eso se dedican a dejarse arrastrar por la corriente.

Tuve un pez que había ganado en la tómbola, y le había puesto un espejo pequeño en la ridícula pecera para que no se sintiera tan solo.

Con el que había tenido antes, era el mejor invento del mundo, porque se pasaba horas delante del espejo. Este otro se pegaba un susto cuando se le olvidaba que estaba, que solía ser cada vez que daba una vuelta por la pecera…

Acabé quitándoselo, por temor a que se me muriera por los cabezazos que se daba contra la otra parte de la pecera, intentando huír de su propio reflejo.

Sin embargo, los salmones van contra corriente. Suben río arriba. Les da igual la fuerza del agua, tener que saltar en una cascada. Su objetivo es llegar hasta la cima, porque si no lo hacen… mueren.

Paradójicamente, en este tema hay dos tipos de personas:

  • Las que huyen de su propio reflejo, sin afrontar la responsabilidad de controlar su vida
  • Las que van contracorriente, haciéndose responsables de su propio destino

Elige la responsabilidad

La gente con éxito no tiene miedo a la responsabilidad, a decidir qué hacer.

No teme controlar ni llevar el timón de sus propias vidas, o incluso de las de otros.

Si fracasan, como puede pasarle a un salmón que no puede subir una cascada por no tener fuerza suficiente, no culpan a los factores externos.

Saben que pueden caer, saben que van a hacerlo. Y cuentan con ello.

Por eso, idean su plan con las preguntas sobre qué hacer si algo falla, si van a tener que dar un rodeo, o volver a intentarlo aunque parezca que se están dando cabezazos contra una pared.

De este modo, tienen capacidad de reacción ante imprevistos. Sí, eso que tiene la vida que, cuando quieres que todo vaya bien, hace que se tuerza cualquier plan que tengas.

Consiguen las cosas aunque haya altibajos, porque sus éxitos, sus objetivos… no son una sorpresa. Los han ideado a conciencia.

La famosa frase “Nacer con una flor en el culo” es lo que dice el resto, que no se preocupa en saber lo que ha costado llegar hasta allí. Sin embargo, deberías poder decir: “Eh, que lo he hecho yo

Por eso, empieza a planificar, ahora.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ana Chacorrén .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.