Las relaciones interpersonales en el puesto de trabajo

Nuestro espacio de trabajo es ese sitio en el que pasamos más de un tercio del día, casi todos los días de la semana.

Por ese motivo, es más que necesario que haya un buen ambiente de trabajo, o tus días pasarán largos y tensos, con el segundero más lento que el minutero.

Afecta a tu concentración, tu rendimiento y, cómo no… a lo que produces para que te sigan pagando.

Supervivencia laboral frente a compañeros pasivo-agresivos

Hay distintos tipos de compañeros:

  • Voluntariosos, que a la mínima de cambio te ofrecen ayuda
  • Los que se la suda todo y van a pasar el día
  • Y los pasivo-agresivos, que parece que quieren joderte la existencia

¿Te has imaginado a un Pitbull medio gruñendo cuando has escuchado de estos últimos?

Imagina entonces tener eso pegado a tu mesa día sí, día también.

Primero echarías alguna mirada hacia su lado, por ver si está haciendo algo bastante molesto. Nada, todo normal.

Poco a poco, empezarías a retorcerte en tu silla, incómodo por la situación constante por su parte. Ese compañero levantaría la cabeza y aún saltaría con un “¿Qué pasa? ¿Qué estás mirando?

Finalmente, la bomba de relojería acabaría explotando.

Cómo afrontarlo

Tener compañeros de trabajo de esas magnitudes es muy peligroso.

No sabes muy bien cómo tratarlos, porque parece que tiene algo contra ti o contra el mundo, pero tienes que verle la cara cinco de siete días a la semana.

Sus reacciones te molestan, te incomodan. Que esté siempre a la defensiva, o criticando lo que haces… Ni lo entiendes, ni lo quieres entender.

¿Le has hecho algo para caerle así de mal?

¿No se ha tomado su all-bran?

¿Ha discutido en casa y se trae la mierda al puesto de trabajo?

¿O es que es así? ¡Por dios, que no sea así!

¿Cómo va a ser así?

Tú sólo tienes control sobre tus acciones

Lamentablemente, hay gente así.

Hay personas que se sienten continuamente amenazados. Suelen ser por falta de confianza en sí mismos (aunque a veces parezca todo lo contrario, porque tienden a ser bastante chulos y agresivos), miedo a que les corrijas y dañes su ego.

No te dejes intimidar, porque su lucha… no es tu lucha.

Y te meterá en ella tan pronto como te despistes.

No luches contra ellos

No vas a sacar nada bueno.

Habrá veces que intentarás hacerles cambiar de opinión, pero necesitan sentirse tan reforzados en sus propias afirmaciones que enseñarán los dientes y ladrarán hasta que calles. No se molestan en escuchar lo que tengas que decir.

Puede que incluso des tu brazo a torcer, y empieces a ceder a sus requisitos. Permíteme decirte que jamás será suficiente. Intentarán comerte entero.

No te defiendas

Si las negociaciones no funcionan, el siguiente paso lógico y normal que seguiríamos es defendernos, incluso enfadarnos (dependiendo de cuánto tiempo hayamos estado haciendo el canelo por ellos)

Lo siento, pero es lo que ellos están esperando que hagas. La guerra fría fue una de las épocas en las que ser pasivo-agresivo estaba a la orden del día. Un periodo de tiempo tenso donde nadie decía nada pero iban aprovisionándose para las guerras que iban a venir después.

Es la calma antes de que empiece la tormenta.

Que se te hinchen los cojones, y acabes reaccionando de forma exagerada ante una nimiedad… te pone a su altura. Y ellos se han estado preparando para luchar.

No entres en su juego, menos aún respondas con el mismo tipo de comentarios.

No permitas que su comportamiento afecte a tu autoestima

Estás tratando con una persona tóxica, que para intentar evitar que le hagan algo, prefiere hacer primero. Es dañino por naturaleza.

Hay una cantidad de golpes que un perro puede recibir antes de volverse mordedor

Sherrilyn KENION

Él, para intentar que no vuelva a pasarle, para que no vuelvan a hacerle daño… Elige ser el primero, ya sea atacando o minando poco a poco el ego de los demás.

No dejes que te contamine, que te vuelva como él.

Sé tu mismo, y ni se te ocurra ceder.

Aprende a ignorarle

Lamentablemente, este es el paso más complicado. Principalmente porque es muy difícil ignorar a una persona con la que compartes tanto tiempo.

Hace un par de años, cuando empecé a trabajar aquí, había dos comerciales que no me querían ni un pelo. Era la nueva, no tenía ni puta idea de nada… y preferían trabajar con mi compañero a hacerlo conmigo, aunque los habían asignado a mi equipo.

Daba igual lo mucho que lo intentara, ni siquiera se molestaban en darme una oportunidad… y cuando contestaba yo al teléfono porque mi compañero estaba hablando, se mostraban esquivos o directamente colgaban.

Hasta que un día me harté de esa situación, y empecé a trabajar el resto de zonas con los que querían trabajar conmigo, ignorándoles completamente. Yo había ido a trabajar, no a lamentarme porque no quisieran ser mis amigos.

Apareció un problema bastante gordo, y me anoté un tanto. Hubo otro, y lo solucioné anotándome otro. Seguí ignorándolos. Al quinto, dejaron de trabajar con mi compañero, para preguntarme absolutamente todo a mí.

En ningún momento he considerado que sea mejor que mi compañero, pero sí soy más rápida en las resoluciones en momentos de crisis. Porque mantengo la sangre fría.

Y en el trabajo, es más que necesario ser capaz de tener mente y sangre fría.

¿Tú te has encontrado a un compañero pasivo-agresivo? ¿Qué has hecho al respecto? ¿Qué harías ahora mismo?

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Ana Chacorrén.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm) que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad