16 Cosas para hacer mientras dura el estado de alarma

Hace dos días, el 15 de Marzo, se instauró definitivamente el estado de alarma en España por el COVID-19. Con más de 5.000 casos en ese momento, y con una crecida de casi el doble desde el fin de semana al mismo lunes, inhabilitan la posibilidad de los españoles a salir de sus casas o hacer vida social.

Eso, como siempre, tiene dos vertientes:

  • La congoja y el agobio interno por no poder salir de casa y ver la luz del sol, o verlo a través de una ventana de cristal.
  • Esa sátira retorcida que tenemos los españoles de tomarnos las cosas y reírnos de todo, haciendo vídeos a niños que se están volviendo locos, cómo llevar tu rutina sin salir de casa, y cómo reírse porque la gente se vuelva loca en el supermercado y durante 5 días seguidos acabe el papel higiénico por la mañana y, a los que trabajamos, no nos dejen comprarlo por la tarde.

Exacto, a mí me queda un puto rollo de papel higiénico y no me hace puta gracia ir todos los días al supermercado para encontrarme el estante vacío y volverme a casa con las manos vacías… Lo que empezó con la coña con mis amigas de “Seré la primera persona que muere por inanición durante la pandemia del coronavirus porque no me han dejado comida” empieza a causar un efecto distinto en mí, qué le vamos a hacer…

Sin embargo, y como todos deberíamos tener en mente la frase de “al mal tiempo, buena cara”. Ya que vamos a estar recluidos… vamos a ver una serie de cosas que se pueden hacer en casa para que, efectivamente, la casa no se te caiga encima.

Descubre, y disfruta, nuevas áreas de tu vida

Siempre se tiene en mente que, para hacer algo nuevo, tienes que salir fuera de casa, fuera de tu zona de confort… Ponerte a prueba.

Sin embargo, estamos tan obsesionados con el qué hacer fuera de casa que, llegado el punto de tener que quedarnos dentro de esas 4 paredes, no sabemos qué hacer, y nos agobiamos precisamente porque tenemos demasiado tiempo libre.

Joder, ¿quién no ha salido al balcón estos días a las horas marcadas por las redes sociales a ver si ponía alguien la musiquilla de Sobreviviré, o Resistiré? ¿Quién no se ha metido como 20 minutos después a Instagram esperando ver los vídeos de la peña aplaudiendo al equipo sanitario por su trabajo?

Yo me he vuelto una ermitaña. Con Enrique, todo sea dicho, pero una ermitaña en toda regla. Sólo me faltaba dejarme crecer la barba, porque peinarme no me he peinado… y ya tenías la típica imagen de película de hombre de las cavernas que no socializa con nadie.

Vamos a empezar a ser camaleónicos. A adaptarnos al medio, y a fundirnos con la nueva situación. Si se te cae la casa encima, si no sabes qué hacer… vamos a inspeccionar una serie de cosas que pueden sacarte de este encierro y, al menos, intentar hacerlo más ameno.

Prueba una receta nueva

Hay que tener imaginación. A no ser que hayas hecho como Natilloman, que se ha llevado la friolera de más de 100 natillas de vainilla a su casa y puede morir de diabetes en vez de COVID19… O si has sufrido, como yo, el impacto de salir de trabajar a las 18:00 y llegar al supermercado para encontrarte los estantes vacíos…

Si te faltan ideas, no te preocupes, pide por esa boquita y yo te pongo recetas fáciles y jodidamente buenas.

Hay una lista de música, en función de lo que vas a hacer en casa

Escuchar una sóla canción una y otra vez puede hacer que la aborrezcas como si fuera el tono del despertador por las mañanas. Sin embargo, sí que puedo decirte que tu cerebro tiene memoria de: si escucha una canción para realizar una actividad, asocie esa música a esa actividad.

En mi caso, por ejemplo, lo empecé a usar en la Universidad. Estudiaba con distintas bandas sonoras, en función del nivel de concentración que necesitaba cuando estaba estudiando. Desde entonces, y cuando he necesitado concentrarme, tengo la manía de escuchar:

  • Matrix, para hacer números y cuentas
  • Gladiator, cuando analizo los datos finales
  • Piratas del caribe o El Señor de los Anillos, cuando estoy estudiando alguna teoría nueva

Y, si tengo que descansar, también tengo una playlist donde mezclo a Tina Turner, Jamie Cullum, Withney Houston, Amy Whitehouse… igual que cuando iba al gimnasio siempre empezaba la ruta con la mitiquísima canción de Rocky, o cuando tenía que hacer un examen, al salir de casa, tenía que escuchar la canción de Amanece de Nach entera y sin ninguna interrupción.

Crea tus playlist para dividir las distintas franjas del día para establecer tu rutina:

  • Trabajo
  • Limpieza
  • Cocina
  • Descanso
  • Ejercicio
  • Etc…

Somos personas de rutinas, y cuando nos la alteran sufrimos por eso mismo aunque no nos demos cuenta en primera instancia. Si estás teletrabajando, levántate a la hora de siempre, vístete como si fueras a ir a trabajar, maquíllate si es necesario, y separa tu entorno de trabajo a una sala concreta, como si tuvieras que desplazarte aunque sea en tu propia casa.

Escucha un podcast

Hay decenas de plataformas donde la peña sube sus movidas para entretener a la gente. NO sólo existe Youtube, no sólo están las redes sociales. Invierte tu tiempo en algo que pueda formarte, en un tema que de normal te interese pero, por la vorágine de hiperactividad que suele ser nuestra vida… no te da tiempo a hacer.

Descarga iTunes, iVoox… o pon directamente PODCAST en Google y te aparecerán todas las plataformas que existen y entra en una. Pon el nombre del tema que quieras escuchar, hay desde historia, comentarios de películas, economía, vida familiar…

Puedes descargarte el audio y escucharlo en un momento concreto, o escucharlo en vivo. Esto no lo digo porque yo quiera hacer uno, no me malinterpretes (aunque quiero hacerlo y estoy preparando material que podría resultar interesante para este medio!!). Pero yo me he descargado sesiones de historia de Zaragoza, la segunda Guerra Mundial, Salud, Inversiones… y como en la radio siempre ponen las mismas canciones cuando voy a trabajar, o incluso justamente me tocan todos los anuncios de publicidad… lo que hago principalmente es escuchar esos 20 minutos algo que me entretenga.

Empieza un diario

Se asocia un diario con el diario rosa de adolescente donde pones lo que te pasa en el día a día con corazoncitos de colores, recortes de revista… Sin embargo, debo decir que es algo que recomiendan los psicólogos cuando tienes que sacar tus pensamientos de tu cabeza sin compartirlos con nadie.

La sensación de encierro puede agobiar a cualquiera. Hemos visto ya memes en las redes sociales de la mítica carita que pinta Robinson Crusoe en una pelota destrozada… en un rollo de papel higiénico. Tío, no dejes que se te vaya la cabeza.

Escribe.

Suéltate. Libera tus pensamientos. Es tan fácil como coger papel y boli, y empezar a poner lo primero que se te pasa por la cabeza. Luego, puedes hacer dos cosas: aventarlo, o guardarlo y leerlo cuando hayas vuelto a la normalidad.

Yo recomiendo la segunda, porque te va a mostrar una parte de ti que de normal no sueles tener en cuenta. Sin embargo, es una forma de liberación efímera, por lo que no tienes por qué conservarla.

Crea tus objetivos

Mucho tiempo libre da opción a la mente a que explore qué es lo que quiere, o lo que no quiere. Uno de los motivos por los que dicen que la mayor tasa de divorcios aparece en vacaciones es por la convivencia obligada, por el tiempo libre.

De hecho, el mismo domingo 15 de Marzo ya me mandaron el típico: ¿Qué va a pasar cuando acabe la cuarentena? 

  • A) Ganar 5 kilos
  • B) Divorcio
  • C) Alcoholismo
  • D) Todas las anteriores

Tronco, ¡no seas fatalista! Es momento de conocerte a ti y a tu pareja, a la gente con la que convives, y mejorar las relaciones humanas. Crecer como persona, en una sociedad que cada vez intenta socializar menos en directo y más con el postureo.

Ahora te han obligado a estar en un sitio cerrado, restringido, a separarte de gente que ves habitualmente. ¿Qué valoras de esas relaciones? ¿Cómo las mejorarías? ¿Qué harías tú para mejorarte a ti mismo? ¿Para ser una mejor versión de ti?

Colorea

Parece mentira que no hayamos aprendido de los niños. Todos, cuando hemos sido enanos, hemos disfrutado pintando dibujos que nos han impreso, coloreando libretas que nos han comprado en una librería (o en los chinos)… o hemos cogido las ceras, que hacían verdaderos estropicios en nuestra ropa, para hacer verdaderas obras de arte que obligábamos a nuestros padres que colgaran en la nevera.

Sin embargo, empezamos el instituto, y se acaba. Jamás volvemos a ello.

No volvemos a nuestra etapa artística, a desarrollar esa vena creativa que de pequeños nos apasiona. Puede que por eso ahora cada vez más aparezca esa actividad de colorear Mandalas… O que cuando estamos hablando empezamos a hacer un dibujo pequeño, casi obsesivamente.

Lee

Eso que se dice que la gente no lee… es mentira. Ahora mismo, y si has llegado hasta aquí, has pasado unos 5 minutos leyendo lo que he escrito. ¿Por qué? Porque:

  • Estás aburrido
  • Puedes pensar que me he vuelto loca poniendo todas estas opciones, pero quieres saber hasta dónde puedo llegar
  • Quieres ver formas de matar el rato
  • No tienes nada mejor que hacer

Sin embargo, estás leyendo. Escucha, hay miles de temáticas sobre las que se escribe. Podrías llenar una casa entera de libros, o incluso llegar a tener la biblioteca que aparece en La Bella y la Bestia.

Hay libros como para que emplees toda tu vida con uno entre las manos, y que acabe y no hayas leído ni un 0,01%. Y hay libros que te pueden costar toda una vida acabar porque no te llaman la atención, no te cautivan… Pero, con otros, puedes incluso reducir tus horas de sueño porque te ha enganchado y no puedes parar de leerlo.

Busca una temática, bien en Google, en Amazon, Fnac, la casa del libro… Da igual. Yo, por ejemplo, cuando voy a la librería voy leyendo títulos y me tiene que llamar la atención el título para incluso detenerme a pensar si leo la reseña, si lo abro por la mitad y leo un párrafo para ver si me gusta como redacta.

No me vale cualquiera, aunque sí que te soy sincera si te digo que puedo leerme un libro como Los Pilares de la Tierra en dos semanas, y pasarme un mes entero con un libro que tenga un tercio del contenido.

Si eres más de papel que de ebook, ahora pueden llevártelo a casa en poquísimo tiempo. Si prefieres escucharlo, tienes aplicaciones tipo StoryTel. Joder, anda que no he estado yo reforzando mi inglés y evitando que se me olvide con un audiolibro y el libro en ebook al mismo tiempo, leyendo cómo se escribe a la vez que me dice cómo se pronuncia.

¿Que no te va leer un texto en forma de novela o libro de autoayuda, o formación? Escucha, tienes millones de blogs que puede que hablen de una temática que te interese, por absurda que pueda parecer en primera instancia, o que tú mismo pienses: ¿Cómo van a escribir de esto?

Lo hacen. Hay una persona como tú que quiere compartir contigo, activamente, ese tema en concreto. Investiga ahora que tienes tiempo, y víciate 🙂

Desarrolla una habilidad nueva

Igual que te acabo de decir que puedes leer un blog sobre un tema que te interese, puedes leer uno que te enseñe algo que necesites.

Si te parece un poco egocéntrico que te hable de mí, mis más sinceras disculpas, pero esta es la única forma que tengo de enseñarte este punto. Verás, yo me apunté a un curso del INAEM hace 3 años sobre creación de blogs y redes sociales.

No aprendí absolutamente nada sobre cómo montarlo, aunque tengo un diploma que dice todo lo contrario. Sin embargo, el profesor consiguió que me picara el gusanillo de esto y que quisiera hablarle al mundo sobre lo que a mí me parece más que imprescindible: la combinación entre vida personal, laboral… y tu dinero.

Porque no te enseñan en la carrera a salir al mundo laboral, porque ni siquiera se molestan en enseñarte cómo manejar tu dinero o qué tipo de cuentas tener, porque cuando firmas un contrato ni siquiera sabes por qué en la nómina aparecen tantos apartados que te van quitando parte del sueldo y se queda en algo irrisorio al final del mes.

Porque yo, que lo he estudiado, me he pegado las mismas ostias que si no lo hubiera hecho, y me he tenido que parar a buscar esos datos, analizarlos en mis propios contratos, hablar con los que lo gestionan, pedir y hasta exigir que pregunten a otros si no me gustan sus respuestas… hasta que me hayan convencido. Y eso, que soy jodidamente cabezota.

Ejemplo: este blog

Yo pagué el dominio de este blog por primera vez en 2018, pero como no tenía ni puta idea de cómo gestionar la plataforma… estuve un año intentando aprender cómo hacerlo funcional (debo decir que sin gastarme un duro porque como no pensaba rentabilizarlo, igual que no lo pienso ahora… pues pagar 500EUR por tener un mentor que me ayude, me salía del alma), y he tardado como 5-6 meses más en acostumbrarme a escribir de forma recurrente sin vivir única y exclusivamente para trabajar y hacer el blog.

Me desenvuelvo relativamente bien con los ordenadores, peeeeeeeero esta mierda es un mundo aparte. De hecho, si pones en Google cómo crear un blog, puedes pasarte como 6 meses leyendo cosas y no empezar. Y te lo digo, porque lo he hecho jajajaja.

Entonces, para desarrollar una habilidad, mi consejo es:

  • Elige una temática.
  • Lee un artículo, apunta en un papel si puedes implementarlo. Hazlo
  • No pases al siguiente hasta que no lo hayas hecho (si no, no lo harás).
  • Coge otro artículo, haz lo mismo.
  • Y así, una y otra vez.

Porque aprendemos de la repetición. Y porque si nos centramos en buscar una y otra vez, mirando cuál nos interesa más… Bohhh, vas a pasar horas leyendo y, como no aplicas la teoría a la práctica, te pasa como en el colegio. Mucha información, pero cuando vas a hacerlo, ves que no tienes ni puta idea.

Esto lo haces por ti, por lo que debes emplear tiempo en llevarlo a cabo.

Fórmate en finanzas personales y desarrollo personal

No podía faltar 🙂

Y no tendría sentido que te diga que hagas cosas para pasar estos días y no te ofrezca que te unas a mi club. Lo único que puedo prometer, y prometo, es que por ahora no hay ningún tipo de publicidad para que compres y/o gastes dinero.

O, lo que es lo mismo, ahora es todo gratis. Si estás enarcando la ceja, pensando que hay un sentido oculto… Te lo aclaro desde el principio: Trabajo por cuenta ajena, aunque estoy preparando algunos cursos no he pensado en un precio para ellos, y como por el momento no estoy dispuesta a darme de alta en autónomos… No cobro por lo que te ofrezco.

¿Lo hago por amor al arte? Puedes verlo así.

Si sigues poco convencido, puedes echar un vistazo al blog y leer lo que se publica, para ver si te interesa. Eso sí, y el que avisa no es traidor, por correo hablo de casos reales y cómo resolverlos, te hago pensar con reflexiones, te doy trucos que no salen por aquí… Y tienes acceso a probar cursos que, luego, van a tener un coste.

Lo que no vas a encontrar en esta suscripción es la fórmula mágica de hacer dinero. Porque eso, me temo que no existe.

Productividad y eficiencia

Pensamos, erróneamente, que ser productivo es tener toooooodo tu tiempo ocupado. Repito, erróneamente.

Ser productivo es la capacidad de hacer más en menos tiempo, para tener más tiempo para otras cosas. Esas otras cosas… pueden ser, perfectamente, no hacer absolutamente nada.

Para mí, por lo menos, el tiempo libre es primordial (no te cagues en mí ahora que tienes tiempo libre obligado), porque así hago lo que me da la gana. Y es primordial porque, si a las 24 horas que tiene el día, quito el tiempo que paso:

  • Durmiendo
  • Trabajando
  • Haciendo la comida
  • Comprando
  • Haciendo la colada
  • Planchando
  • Limpiando el polvo
  • Barriendo y fregando el suelo
  • Y quitando la mierda que se acumula sin piedad en las habitaciones…

En fin, queda poco tiempo libre. Es un bien escaso. Y, como todo lo escaso, se desea.

Ahora que te toca estar en casa, y puedes pensar que tienes demasiado tiempo libre… úsalo en hacer cosas productivas y que, normalmente, te roban el tiempo, y el sueño.

Organiza tu armario (y enamórate de él)

Vamos a cambiar de estación, y eso implica un cambio de armario (si el tiempo lo permite). Ahora que no puedes ir de tiendas, que sólo podrías comprar por Internet ropa nueva… Joder, mira primero qué es lo que tienes, qué es lo que quieres conservar, qué es lo que sabes que no te vas a poner nunca jamás de los jamases…y  haz una criba en condiciones.

¿Que te da pereza? Te ofrezco mi cursillo Organiza tu armario, donde no sólo explico cómo elegir lo que más te guste a ti en función de lo que necesitas, sino que te doy las bases para incluir unas directivas a incluir en tu presupuesto.

.

Ordena habitación por habitación

Debo reconocer que, de vez en cuando, me dan ataques con el orden. Me transformo en Mónica de Friends, tengo que sacar absolutamente todo de todos los estantes, limpiarlo, y ponerlo en un orden que, al menos, en mi cabeza, es lógico.

Ojo, que lo sea para mí puede que no lo sea para ti. Esto es un país libre.

Sin embargo, a veces… es mucho más útil perder una mañana entera en sacar absolutamente todo de la cocina, limpiar los armarios, y volver a meterlo (aunque no tires nada, no necesariamente hay que tirar algo para ordenar). Porque, ¿cuánto tiempo pierdes al día, a la semana, al mes… buscando un ingrediente que sabes que tienes pero no sabes dónde?

Elimina suscripciones que no usas

Si todo lo que entra en tu correo lo abres porque te interesa, te felicito por ello. Olé tú.

Si, por el contrario, te pasa como a mí, que me registro en páginas web porque van a dar un descuento, o porque quiero una muestra de una crema, una colonia… o porque me he apuntado a un curso o he comprado algo… Luego, cuando me entran correos nuevos de esa compañía, los borro sin siquiera abrirlos, o los voy acumulando en la carpeta de SPAM…

Hay compañeros de trabajo que incluso me han dicho que tienen tantos correos sin leer que cuando entra algo que pueden necesitar, tardan más tiempo intentando ver dónde cojones ha entrado ese correo.

Y es que tenemos la fiebre de la suscripción. Damos nuestro correo muy alegremente (algunos, incluso tienen una cuenta sólo para suscribirse a cosas, pero no lo usan jamás), pero no aprovechamos aquello para lo que nos suscribimos.

No tiene ningún sentido. Ninguno. Si no vas a usarlo, si no te resulta útil… Quítatelo. Bórrate, porque créeme, te haces un favor a ti mismo, y al que te manda los correos.

Y así, eliminas también posibilidades de correos SPAM reales.

Libera espacio de tu móvil

Ahora, más que nunca. Sólo el fin de semana que empezó el tema de la pandemia y el estado de alarma, yo descargué en mi móvil más de medio giga vídeos y fotos que mandaban por los distintos grupos. 

«¿Más de medio giga? ¿Estás loca?» Puede que estés pensando. Mira tu carpeta de vídeos y fotos de WhatsApp. Si te ha pasado como a mí, que mandaban una media de 5 vídeos por grupo a la hora, a 20 megas el vídeo… son como 25 vídeos.

Si tú los has reenviado, se archiva en tu backup del móvil y almacena más datos, consumiendo espacio. ¿Cómo ver cuánta mierda has almacenado en el móvil? Yo te recomiendo que lo conectes al ordenador y pongas la opción de compartir archivos, no descargar imágenes ni vídeos. Una vez te carga todas las carpetas, ve automáticamente a WhatsApp Media Files, y ahí vas a tener una sub carpeta que se llama Sent (enviados).

Entra, selecciona todos los archivos (CTRL+E), pincha con el botón derecho del ratón y dale a propiedades. Eso, es mierda. Todo eso es lo que has enviado tú desde tu móvil a otros: familia, amigos, trabajo, personas individuales… Y ahora, que tenemos tantos grupos, y estamos teniendo tanta actividad por esta vía… almacenas un montón de mierda en el móvil.

Bórralo. Si lo haces desde aquí, no vas a perder los datos que has descargado en el móvil. Y te digo que lo hagas desde aquí porque, aquí la experta en informática, dijo un día: Bohhhh, voy a borrar el caché del WhatsApp.

No iba a eliminar conversaciones que podían borrarme lo que me habían mandado, iba a borrar el caché, que supuestamente es la mierda que almacena la app.

Me borró conversaciones y lo que me habían mandado. Y como lo tenía sincronizado directo con la cuenta de gmail, borró también lo que tenía metido en Google Fotos. Yo normalmente el 1 de Enero paso todo lo que tengo en el móvil al ordenador, por si acaso, pero ahí me jodió enormemente porque… no esperaba que pasara eso.

Haz tu lista de tareas

Estar en casa no implica tener 100% tiempo libre. Trabajas desde casa, tienes que comer, no tienes por qué dejar que tu casa parezca que ha pasado un huracán… Que no pueda salir nadie de casa no implica que no tenga que estar aparente.

Sigue tu rutina diaria. Levántate, desayuna, haz lo que normalmente hagas antes de salir de casa, simula tu camino al trabajo como si fuera un día normal… Sigue tu horario habitual.

Aprovecha para adecuar tu rutina, para mejorarla ahora que no te mueves hasta el trabajo.

Y tacha cada vez que completes algo. Desglósalo, porque cuanto más tachas, más satisfacción tienes dentro, aunque sea mental… simplemente porque el solo hecho de sentir que completas algo, te motiva para llevar a cabo el siguiente punto.

Y es que no es lo mismo emplear 30-40 minutos en:

  • Limpiar el baño

A:

  • Espejos
  • Armario por fuera
  • Lavabo
  • WC
  • Ducha/Bañera
  • Azulejos ducha
  • Azulejos lavabo
  • Barrer
  • Fregar suelo
  • Sacudir alfombra baño

No es lo mismo, y quien diga lo contrario… Miente. Da una mayor satisfacción tachar 10 cosas a tachar 1, empleando el mismo tiempo. Porque te sientes más productivo, piensas que has hecho mil cosas más… aunque hayas hecho exactamente lo mismo.

Irónico, ¿no? ¿Tú qué opinas?

Planifica tus comidas

Fundamental para estos días. Más aún, si has hecho como yo, que a veces parezco retrasada

Desde la última semana de febrero, decidí vaciar el congelador para limpiarlo sin echar a perder la comida. Por eso, me dediqué de lleno a organizar comidas para ir sacando semana a semana todo lo que tenía en el congelador hasta vaciarlo por completo.

Entonces, llegó la pandemia. La gente se volvió loca, arrasó con la carne fresca y congelada, el pescado fresco y congelado, la verdura, los congelados habituales, cereales, lácteos, embutidos… Como si fuera a celebrarse el juicio final y tuviéramos que quedarnos en casa.

Salir a las 17:30 de trabajar, meter el coche a las 18:00 en el garaje, y hacer la compra a las 18:15… con gente enloquecida e histérica por llenar las arcas como si fuera el arca de Noé, supone un problema que, para gente como yo, ha vaciado durante 3 semanas sus congelados. Simplemente, porque pensaba aprovechar que van a quitar la calefacción central para descongelar el hielo que se ha ido acumulando por abrir y cerrar el congelador…

¿Que tienes comida para alimentarte durante mes y medio? Afortunado seas, pero planifícate para:

  • No comer todos los días lo mismo.
  • Evitar tirar comida en mal estado. Piensa en gente como yo, que no puede comerse lo que has comprado tú.

¿Que tienes escasez de comida como yo? Planifícate para:

  • Si te obliga la peña a comer arroz y pasta, o legumbre, que sea en una dieta variada
  • Ser imaginativo con los ingredientes que has podido rescatar de esta vorágine de gente
  • Pasearte por el súper a ver si ahora sí que va quedando algo más, ya que no puede salir el resto de la gente de casa.

Haz la cama

Me parece estupendo que no salgas de casa, pero para no ser el ermitaño número 1, tal y como sales de la cama hay que ventilar la habitación y hacer la cama.

Lo de ventilar lo aconseja Sanidad, lo de la cama es evitar que olvides cómo se hace en el día a día normal. Cuanto más cerdos somos, cuanta más mierda acumulamos, más posibilidades de pillar algo tenemos.

Ahora, más que nunca, hay que ser lo más escrupulosos posible. Higiene, orden y limpieza, a la orden del día. Desinfección en estado puro. Ya no tienes la excusa de: “Me he despertado tarde y sino no llegaba al trabajo

Tío, es pasarte al cuarto de al lado, no me jodas… Quedarse en casa no es volverse vago. Así que, si no has hecho la cama, si no has ventilado la habitación… ve y hazlo ahora.

—-

Bueno, por hoy esto es todo con algunas de las cosas que puedes hacer en tu reclusión obligatoria. Pero esto… no acaba aquí, por lo que estate atento si quieres ver formas de:

  • Ganar dinero desde casa
  • Reforzar las relaciones con tus familiares y amigos
  • Ayudar a otros

¿Cómo estás llevando la cuarentena? ¿Has aplicado ya algunos de estas opciones? ¿Cuáles aplicarías? Si me he dejado alguna, no dudes en ponerla en los comentarios para que la gente que lo lea pueda estar al día! 🙂

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Ana Chacorrén.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm) que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad